El aceite de argán se ha convertido en uno de los productos más importantes para el cuidado del cabello. Se conoce como oro líquido u oro del desierto.

Un dato importante: los árboles de los que se extrae el fruto donde están sus semillas, son Patrimonio de la Humanidad desde 1998. Por ende, hablamos de un aceite maravilloso.

No queremos dejar pasar nada. Por eso, en este artículo te damos una guía completa para que conozcas todo lo necesario sobre el aceite de argán. Sin duda, un regalo increíble de la naturaleza para los tratamientos para el cabello.

Todo sobre el oro líquido

¿Qué es el aceite de argán y de dónde viene?

Se trata de un aceite vegetal que se obtiene al secar los frutos del árbol de argán. Su nombre científico es Argania spinosa. Este árbol se encuentra en Marruecos. Así que, para que el aceite de argán  llegue a tus manos, debe viajar 7.586 kilómetros, ¿no es increíble?

Una vez que el fruto se seca con los rayos del sol, se extrae la semilla de la almendra. Este proceso se hace de forma manual y luego, se prensa en frío. Debido a que todo se hace de esta forma, no es necesario usar productos químicos (Cuídate Plus, 2016).

Beneficios del aceite de argán, ¿a quién le sirve más?

Dentro de los beneficios del aceite de argán están:

  • Su riqueza en antioxidantes, ácidos grasos y vitamina E.
  • Aumenta la elasticidad de las hebras del cabello, las humecta, suaviza y llena de brillo.
  • Protege el cabello y cuero cabelludo del daño que causa el ambiente y el calor de las pinzas, secadores y planchas.
  • Devuelve los aceites naturales que el cabello ha perdido.

El aceite de argán funciona en las texturas de cualquier cabello. No obstante, es ideal para cabellos maltratados por las tinturas o el calor; para los que están secos, con frizz y que requieren mayor humectación (Prinzi, 2020).

Además, este aceite está compuesto por un 80% de ácidos grasos esenciales. Estos son nutrientes involucrados en procesos fisiológicos y bioquímicos relacionados con la regeneración de tejidos. Por eso, favorece a las uñas, piel y cabello.

En el caso del cabello, ayuda a equilibrar el cuero cabelludo y a disminuir la caída. Igualmente, el contenido de lupeol que tiene este aceite favorece la generación de queratinocitos. Es decir, las células que producen la queratina; proteína esencial en el cabello.

Gracias a esto, el folículo piloso estará sano y tanto la raíz como el tallo del cabello tendrán nutrientes y brillo. Recuerda que puedes aplicar de 3 a 5 gotas en tu acondicionador, masajear y enjuagar. También, puedes hacer una mascarilla.

Contraindicaciones del aceite de argán

Debido a que este producto equilibra los niveles de agua y los aceites naturales del cabello, no se recomienda para el cabello graso. Si tienes un cabello así pero lo quieres usar, que sea de forma esporádica y no puro. Aplica un par de gotas en tu shampoo o acondicionador (Reid, 2020).

¿Qué productos lo tienen y cómo usarlos?

Actualmente en el mercado hay varios productos que contienen aceite de argán. La mayoría están dirigidos para cabellos secos y maltratados. Puedes encontrar sueros, mascarillas, shampoos, acondicionadores o el aceite puro.

Los puedes usar con el cabello mojado, durante el baño, en seco o antes de usar el secador. También, en mascarillas de aguacate para el cabello.

Cómo buscarlo en las etiquetas

Las etiquetas de un aceite de argán puro siempre aparecerán textos como Argan pure oil o Argania Spinosa Kernel Oil. También, puede decir solamente “Aceite de argán”.

No obstante, para que te asegures de que es un aceite puro, el color es una guía. Este debe ser amarillo oro y el olor debe ser suave, generalmente sin fragancias.

Comienza a aplicar el aceite de argán en tu cabello y dale toda la humectación, cuidado y brillo que merece. ¡No te arrepentirás!