¿Te ha pasado que tus labios duelen, se ven agrietados y se levanta su piel? Eso sucede porque tienes los labios resecos. ¡Pero no te preocupes! Esto es más común de lo que imaginas. Por eso, aquí te contamos cuáles son sus causas y tratamientos, además de que te damos algunos tips para evitarlos.

Resequedad en los labios, una situación común

Todas las personas pueden presentar resequedad en los labios en cualquier momento de su vida. Y si bien hay solución con varios cuidados naturales, es importante que les prestes atención. Más aún si te sucede de forma frecuente.

Tener los labios resecos significa que “hay una pérdida de aceites naturales y de lípidos en la capa externa de la piel” (Sánchez, 2021). Por ende, se genera deshidratación y la aparición de grietas. De ahí que sea tan importante que esta zona reciba el mismo cuidado que las demás.

Causas que generan labios resecos

Los principales factores que generan esta situación son (Sánchez, 2021):

  • Bajas temperaturas. El frío es un factor que puede desencadenar que tus labios se resequen. Esto se debe a que no presentan glándulas sebáceas y, por ende, carecen de aceites naturales protectores.
  • Rayos UV. Los labios son sensibles a los rayos ultravioleta. Por tal razón, no te debes exponer al sol sin la protección adecuada.
  • La saliva. La lisozima es una sustancia que está presente en la saliva. Esta hace que se incremente la resequedad. Por tal motivo, evita pasarte la lengua por los labios de forma constante.
  • Consumo de tabaco o chicle.
  • Ingesta excesiva de alimentos dulces, salados o picantes.
  • Deshidratación. Tener los labios, la boca y los ojos secos pueden ser señales de que se presenta deshidratación.
  • Falta de vitaminas como la vitamina C, B y A.

Tratamientos para ayudar a prevenir los labios resecos

Para tratar esta condición, puedes probar estas opciones (Mariscal, 2020):

  • Bálsamo de aloe vera. Para hacerlo, solo tienes que extraer la pulpa de un pedazo de hoja de aloe. Aplica el jugo que quedó en el interior sobre tus labios y espera hasta que se absorba por completo.
  • Aceite de coco. Lleva un recipiente al baño María y vierte tres cucharadas de aceite de coco. Agrega dos cucharadas de aceite de oliva y cuatro gotas del aceite esencial que prefieras. Mezcla hasta que los ingredientes se derritan. Si deseas, agrega una cucharada de miel y revuelve bien. Cuando la mezcla esté fría, aplícala sobre tus labios.
  • Aceite de almendras. Pasa un pomito de algodón con agua tibia para limpiar tus labios. Después, usa otro impregnado de aceite de almendras y pásalo por la zona. Aplícalo según tu necesidad.

Si tus labios se resecan de forma constante y brusca, lo mejor es que acudas al médico.

Tips para prevenir los labios resecos

Para evitar este problema puedes (Papa Pintor, 2022):

  • Mantener una alimentación rica en vitaminas y minerales como el hierro.
  • Mezclar miel con azúcar hasta formar una pasta y exfoliar tus labios.
  • Beber más agua.
  • Usar un protector solar para labios.
  • Usar bálsamo y manteca de karité.

¡Ya no esperes más! Realiza estas recomendaciones y despídete de los labios resecos. De seguro lo agradecerás.