Cuidar de la piel va mucho más allá de los productos que usamos y disfrutamos. También es importante aprender a identificar cuando existe algún problema. Por eso, en esta ocasión queremos conversar sobre una preocupación común: las erupciones cutáneas. A continuación, te explicamos qué son, por qué aparecen, cómo se tratan y las medidas de cuidado que puedes adoptar para prevenirlas.

¿Qué son las erupciones cutáneas?

Este término se refiere a cualquier cambio notorio en la textura y la coloración de la piel. Estos cambios pueden venir acompañados de algunos síntomas como picor, ardor, dolor, descamación, irritación y aparición de bultos o llagas. Además, pueden aparecer en un área pequeña del cuerpo o en gran extensión, y algunos desaparecen rápidamente mientras que otros no (AAD, 2022).

Tipos de erupciones cutáneas

Las erupciones cutáneas las podemos clasificar de acuerdo con las características de la lesión principal, lo cual ayuda a determinar la causa (Benedetti, 2021):

  • Macular: en ellas hay presencia de manchas que generalmente son más oscuras que la piel; pueden ser producto de infecciones.
  • En placas: son lesiones palpables de tamaño medio o grande; generalmente, la piel se encuentra gruesa y enrojecida. Estas placas son comunes en la psoriasis.
  • Pápulas: se caracterizan por ser abultamientos en la piel que pueden aparecer a causa de piquetes de insectos, acné, cáncer en la piel, etc.
  • Descamativa: en estas lesiones hay descamación de la piel acompañado o no de enrojecimiento, lo que puede sugerir una micosis o psoriasis.
  • Pústulas: son lesiones que presentan pus en su interior y pueden aparecer ante una infección.
  • Con habones o ronchas: son lesiones elevadas, rojizas y de tamaño variable, provocadas por una inflamación local muy características en las urticarias.
  • Ampollar: son lesiones que contienen un líquido claro en su interior; pueden ser provocadas por dermatitis por contacto o infecciones.

Posibles causas de las erupciones en la piel

Ahora bien, cuando se trata de las posibles causas, la lista se hace larga. Sin embargo, podemos resumirlo en (Cochran, 2018; Mayo Clinic, 2022; MedlinePlus, 2020):

  • Dermatitis por contacto.
  • Enfermedades propias de la piel como dermatitis seborreica (caspa), atópica (como el sarpullido) o psoriasis.
  • Infecciones de la piel como la foliculitis, impétigo u hongos.
  • Alergias a ciertos medicamentos, alimentos, picaduras de insectos, etc.
  • Enfermedades generalizadas como el lupus.
  • Infecciones causadas por virus o bacterias.

¿Cómo tratar las erupciones cutáneas?

El tratamiento de las erupciones cutáneas va a depender de la causa. En líneas generales, se indican cremas, lociones o ungüentos hidratantes, con corticosteroides o antialérgicos. Estos productos tópicos contribuyen a disminuir la inflamación y picor de la zona afectada.

Sin embargo, algunas afecciones pueden requerir de medicamentos o terapias especiales para mejorar. De ahí la importancia de consultar con un especialista ante cualquiera de estas situaciones (AAD, 2022; MedlinePlus, 2021):

  • Aparición de nuevas erupciones.
  • Presencia de otros síntomas diferentes a los cambios en la piel como fiebre, dolor o dificultad para respirar.
  • Empeoramiento de una erupción ya existente.
  • No se observa mejora con el tratamiento.
  • Presencia de signos de infección. Por ejemplo, que exista una secreción amarillenta o de mal olor.

Medidas que puedes aplicar en casa

También hay ciertas medidas que puedes realizar en casa que pueden contribuir a mejorar los síntomas. Estas medidas son (Cochran, 2018; MedlinePlus, 2020):

  • Usa toallas húmedas suaves y sin perfumes.
  • Evita restregar la piel afectada.
  • Lávate con agua tibia o temperatura ambiente.
  • Seca la erupción sin frotar.
  • Suspende el uso de cosméticos nuevos o los que sospeche que pueden ser la causa de la erupción.
  • Aplica una crema o loción humectante sin perfumes, pero que pueda contener vitamina E. Algunos de los beneficios de la vitamina E son: desinflamar, humectar y proteger la piel.
  • Aplica una ligera capa de crema con hidrocortisona de venta libre.
  • Tome un baño de manzanilla para ayudar a aliviar el picor.

Recomendaciones para prevenir las erupciones cutáneas

Considerando las diversas causas de las erupciones, igual podemos entender cuáles son algunas de las medidas preventivas (Cochran, 2018; Mayo Clinic, 2022; MedlinePlus, 2020):

  • Prueba cualquier producto nuevo en una pequeña área de la piel para verificar que no causa irritación.
  • Identifica cuáles son los productos o las sustancias que te generan alergias.
  • Evita los jabones fuertes y con perfumes.
  • Aplica crema hidratante con frecuencia.
  • Evita tomar cualquier medicamento que no sea indicado por el médico.
  • Procura no exponerte en exceso al sol y no manipular plantas que desconoces.
  • Lleva una dieta balanceada, pues esta contribuye a mantener una piel sana. Incluso puedes incluir el colágeno hidrolizado a tu dieta. Aquí puedes conocer para qué sirve el colágeno hidrolizado.

Las erupciones cutáneas son muy diversas en cuanto a sus características y causas. Por esta razón, te recomendamos que lo mejor es que siempre consultes con un especialista. De esta manera, evitarás posibles complicaciones.