¡Dime cómo cuidas tu pelo y te diré quién eres! El cuidado del cabello es tan importante en la vida de una mujer que forma parte de su identidad. Por eso mismo, se convierte en una de las prioridades cuando de belleza y estado de ánimo se trata.

¿Estado de ánimo? Sí. Seguramente lo habrás comprobado. Cuando estamos pasando por un mal momento, consentirnos cuidando el cabello siempre ayuda. De hecho, existen estudios que comprueban que el aspecto del cabello influye en el estado de ánimo de las mujeres.

Pero, ¿sabes qué es el cabello?

Quizá desconoces qué es esta parte de tu cuerpo. Para la Federación de Enseñanza de CC.OO. de Andalucía (2010), los cabellos son los pelos largos y flexibles que cubren la piel que reviste la cabeza.

En cuanto a su componente principal, Cranford (2020) señala que es la queratina. Este es el mismo componente esencial de las uñas.

Lo que debes saber para cuidar tu pelo

Ahora, ¿qué es lo más impresionante del cabello? Su resistencia y tenacidad. Estas tienen que ver con su estructura. Pues el cabello posee una corteza interna, formada por fibrillas de queratina alineadas, y una cutícula exterior, con escamas de queratina en forma de tejas. Las cutículas ofrecen protección a la corteza (Cranford, 2020).

Sin embargo, pese a su resistencia, Cranford (2020) asegura que puede producirse una degradación de las propiedades mecánicas del cabello, debido al daño estructural de la cutícula. Por ejemplo, la rotura del pelo provocada por el secado con toalla, el lavado en exceso, etc.

El cuidado del cabello y su crecimiento, ¿qué factores influyen?

El cabello crece por ciclos, apunta Del Cañizo (2020). Para comprenderlo, “es importante que sepas que cada pelo es una unidad biológica independiente”.

En la etapa de crecimiento, cada cabello crece continuamente. Esto se debe a que el folículo piloso —la parte de la piel que produce el crecimiento de cada hebra de pelo— genera queratina. Después viene otro período, llamado de latencia. En esta fase, el cabello deja de crecer. Por último, hay un tercer período en que el pelo se cae. Esto quiere decir que tiene su ciclo y que no crece indefinidamente.

La edad: un factor importante 

Hay algunos factores que influyen en el crecimiento del cabello. Uno de ellos es la edad. Según se van cumpliendo años, el pelo crece más lentamente. Los cambios hormonales después de los 40 años lo afectan. Se desvitaliza, se afina y se vuelve poroso. Pero un cabello maduro no necesariamente implica que sea envejecido. Por ende, hay algunos consejos que puedes seguir para mantener su brillo y suavidad.

3 tips que no puedes olvidar 

Tomar las vitaminas que te recomiende el médico y cuidar tu alimentación son dos pasos fundamentales para el cuidado del cabello. Pero hay tres que no puedes pasar por alto:

  • Utiliza productos corporizantes tanto en el lavado como en el styling. Estos ayudan a engrosar el cabello. Asimismo, recuerda las mascarillas una vez a la semana para hidratarlo y humectarlo.
  • Usa peines y cepillos de calidad que ayuden a disminuir el frizz y a modelar tu cabello sin romperlo.
  • Evita hábitos que lo hacen más frágil, como dejarlo muy apretado al recogerlo o mantenerlo mucho tiempo amarrado.

Ciertamente, la edad afecta a tu cabello. ¡Pero no te preocupes! Puedes hacer más lento el proceso de maduración y corregir los daños que provoca el tiempo. Cuéntanos, ¿cuánto tiempo dedicas al cuidado del cabello?