¿Conoces alguna hierba medicinal que pueda ser utilizada en el cuidado de la piel? Nosotros sí. Aquí te hablaremos sobre la famosa centella asiática y sus usos para el cuidado y tratamiento de afecciones de la piel.

¿Qué es la centella asiática?

La centella asiática es una planta herbácea que crece en zonas tropicales y subtropicales como la India, Pakistán, Madagascar, Sudáfrica, el Pacífico Sur y Europa del Este, y que durante miles de años ha sido usada con fines terapéuticos por la medicina tradicional china y ayurvédica (Gohil et al., 2010).

Se desconoce la fecha exacta de su descubrimiento; sin embargo, se han encontrado manuscritos hindúes con más de 3000 años de antigüedad que describen el uso medicinal de la gotu kola (nombre que recibe en la India).

Así pues, esta hierba se utilizaba para tratar múltiples afecciones y enfermedades. En la India, para las quemaduras; en China, como analgésico y antimicrobiano; y en Madagascar, para los problemas digestivos. Pero en general la mayoría la usaba para diferentes afecciones de la piel.

El Dr. Boileau fue el primero en describir su uso para la lepra en 1852. En 1884, se registró en el Codex Francés y a partir de esa fecha comenzaron a estudiarla a fondo. Para el 2003, ya habían aislado sus principios activos y descrito su mecanismo de acción. Así fue como descubrieron muchos de sus usos tanto para la cosmética como para la medicina. Actualmente, esta hierba se encuentra en los principales registros de principios activos del mundo (Alonso, 2009).

¿Cuáles son las propiedades de la centella asiática?

Esta planta cuenta con muchas propiedades que la convierten en un aliado para el cuidado y tratamiento de afecciones de la piel. Entre ellas tenemos las siguientes (Alonso, 2009; Bylka et al., 2013; Cronkleton, 2018):

Estimula la circulación venosa

Esta hierba ha sido usada para mejorar la circulación de las personas con várices y úlceras varicosas. Aunque también se ha visto un efecto beneficioso en la microcirculación; es decir, en los vasos sanguíneos más pequeños que llegan a la piel.

Promueve la regeneración de la piel

Se trata de la capacidad que tiene para promover la formación de piel nueva. Por eso, es ampliamente utilizada en lesiones de todo tipo, incluso si están infectadas, así como en quemaduras o úlceras.

Efecto antiedad

La aplicación tópica de la gotu kola puede incrementar la producción de colágeno en la piel. Esto contribuye a mejorar muchos aspectos claves en el envejecimiento, como la flacidez y las arrugas. Además, es un aspecto clave a la hora de prevenir o tratar las estrías.

Poder cicatrizante

Estimula la regeneración de la piel y la cicatrización de heridas. Aunque también es capaz de regular el proceso de cicatrización, ayudando en la prevención de cicatrices hipertróficas.

Efecto anticelulitis

La hierba puede estimular y mejorar la microcirculación, además de que favorece el drenaje de líquidos. Ambas acciones contribuyen a mejorar la apariencia de la celulitis.

¿En qué productos cosméticos puedes encontrar la centella asiática?

La verdad es que puedes encontrar esta hierba en muchas versiones. Los suplementos en cápsulas o en suspensión para la ingesta son los más conocidos; sin embargo, igualmente la puedes encontrar sola o en combinación con otros principios activos, en forma de polvo, cremas o geles de aplicación tópica. Por ejemplo (Bylka et al., 2013):

  • Cremas antiedad con gotu kola y vitamina C para promover la formación de nuevo colágeno.
  • Limpiadores faciales con centella asiática que ayudan a limpiar de forma gentil el rostro y a evitar irritaciones.
  • Cremas con concentraciones de la hierba al 1 % usadas para promover la cicatrización de heridas posterior a una cirugía, quemaduras y úlceras.
  • Preparados antiestrías en crema o loción, que combinan esta planta con elastina y vitamina E.
  • Cremas anticelulíticas que aprovechan los beneficios del té verde, la cafeína y la gotu kola.

La centella asiática es una hierba medicinal que representa grandes beneficios para la piel. Esto debido a su poder cicatrizante y regenerador. Es un principio activo que vale la pena tener en cuenta tanto para el cuidado de la piel como para el tratamiento de las heridas.