Sabemos que eres una persona que le encanta cuidarse y que siempre está en búsqueda de alimentos y alternativas innovadoras y saludables. Por eso, queremos hablarte sobre los probióticos. Un producto que cada vez toma más relevancia en el cuidado del sistema digestivo y la piel.

Te explicamos de qué se tratan, dónde puedes encontrarlos y los beneficios que aportan a tu piel y tu cabello. ¡Acompáñanos!

¿Qué son los probióticos?

Los probióticos son un conjunto de microorganismos vivos –bacterias y levaduras- que ofrecen beneficios a nuestra salud. Ellos ayudan a mantener el equilibrio de aquellas bacterias “buenas» y necesarias que se encuentran en nuestro organismo –la microbiota normal o microbioma (son sinónimos)- .

La microbiota es normal en nuestro sistema digestivo. Se encarga de evitar que las bacterias dañinas se adhieran a la mucosa gástrica o intestinal, previniendo así varias enfermedades (Zeratsky, 2020).

¿Cuáles son las mejores fuentes naturales?

En el mercado puedes conseguir infinidad de suplementos de probióticos. Sin embargo, también los puedes obtener directamente de sus fuentes naturales: los alimentos. Aquellos que contienen a estos microorganismos son (NIH, 2019):

  • Yogurt natural
  • Chucrut
  • Kéfir
  • Kimchi
  • Tempeh
  • Kombucha
  • Vinagre de manzana.
  • Pan de masa fermentada

Lo ideal es que incluyas más de estos alimentos en tu dieta para obtener suficientes probióticos. Y, en caso de que requieras un suplemento, consultar al médico para que te indique cómo y cuándo tomarlo.

Probióticos para una piel y cabello saludable

Los probióticos no solo ayudan a mejorar la salud intestinal, también tienen efecto en otras áreas de tu cuerpo como la piel y el cabello. Mejorar y mantener la microbiota tiene efectos positivos en todo tu cuerpo.

Estos microorganismos vivos pueden estimular la formación y desarrollo de nuevos folículos pilosos. De forma que favorece el crecimiento de nuevo cabello, sano, grueso y resistente. Asimismo, previenen la caída del cabello (Park et al., 2020).

Se ha visto que el consumo a largo plazo de estos microorganismos vivos impulsa el crecimiento y fortalecimiento de la fibra capilar (Park et al., 2020).

Respecto a la piel, consumir probióticos ayuda a reducir la inflamación y prevenir las infecciones por bacterias que pueden causar el acné. Además, contribuye a mantener el pH ácido –normal de la piel-, previniendo irritaciones. También ayudan a evitar la pérdida de agua de las células cutáneas, favoreciendo la hidratación de la piel. En resumen, te ayudan a conseguir un rostro más joven, hidratado y sano (Kober, 2015).

Por otra parte, favorecen la producción de ciertas moléculas que pueden funcionar como antioxidantes. De forma que ayudan a incrementar la resistencia de tu piel contra los radicales libres y prevenir los daños por los rayos UV. Se está estudiando su papel en la prevención de los síntomas del envejecimiento prematuro –manchas, arrugas y flacidez- (Kober, 2015).

La ventaja principal es que tu pelo y tu piel tendrán un aspecto mucho más sano. Esto sin que tengas que recurrir a tratamientos para el cabello y la piel agresivos y llenos de químicos.

Probióticos tópicos

Hasta hace poco se pensaba que los probióticos solo eran eficaces si se consumían por vía oral. Pero, la verdad es que también pueden aplicarse de forma tópica. Ofreciendo beneficios para la piel y el cabello (Knackstedt et al., 2019; França, 2021).

Estos microorganismos, aplicados de forma tópica, pueden contribuir a disminuir la inflamación de la piel. También actúan como barrera protectora que previene la infección por bacterias patógenas como el P. acnes. Se ha visto que puede mejorar los síntomas de la dermatitis atópica y el acné (Knackstedt et al., 2019; França, 2021).

Además, se ha evidenciado que estos productos contribuyen a aumentar las ceramidas en la piel y el cabello. Esto te puede ayudar a tener un cabello más brillante y saludable. Asimismo, contribuye en mejorar el estado de tu piel, manteniéndola sedosa, suave y con menos inflamación e irritación. De forma que es apto para todo tipo de piel, incluso para las pieles sensibles (Knackstedt et al., 2019)

Los probióticos son una herramienta más para tener una piel y cabello más sano y atractivo. Ahora bien, los estudios sobre estos productos tópicos aún son pocos, pero son prometedores. No es de extrañar que en un futuro próximo formen parte de nuestro arsenal de productos para skincare.