El cabello liso es el sueño de muchas mujeres y la pesadilla de muchas otras. Sin embargo, muy pocas saben qué hace que su melena sea lacia. Pues bueno, el secreto está en el folículo capilar. Si el folículo es redondo, tu pelo será liso. Si es plano, será rizado (InhairClinic, 2017).

A continuación, te contamos más sobre las características propias de este tipo de cabello y los cuidados que debes tener para lucir una melena radiante.

Características propias del cabello liso

Densidad y grosor de este tipo de cabello

La densidad del cabello no depende de su forma, sino de su color. Así pues, el pelo rubio es el más denso, con 150 mil cabellos por cm2. El más fino es el pelirrojo, con 90 mil (Cesare Ragazzi Laboratories, s.f.).

Lo mismo pasa con el grosor; este depende de la corteza y la cutícula. En este sentido, cuando el cabello es fino, la corteza también lo es. Dicha corteza hace que el pelo sea más débil y que se rompa más.

Por ello, si el pelo es liso o rizado no tiene nada que ver con su densidad y grosor.

Qué tan grasoso puede ser el cabello liso

Tener el cabello graso o seco no depende directamente de tu tipo de pelo ni de la forma de su folículo, sino de su emulsión epicutánea. La emulsión epicutánea es un manto que cubre la piel de agentes nocivos externos.

Cuando esta contiene poca agua y poca grasa, el pelo luce seco y quebradizo. De forma contraria, cuando los índices de grasa son elevados, su apariencia es irremediablemente grasa (Rueber, 2018).

Sin embargo, el cabello liso sí tiende a ser graso. Esto se debe a que los aceites del cuero cabelludo acceden a la raíz de forma más eficaz, pues no hay ondas que se lo dificulten (GB HealthWatch, s.f.)

¿Cómo cuidar el cabello liso?

Las mujeres con melenas lacias tienden a lavar su cabello con mucha frecuencia. Pero no cualquier champú es válido. Según la Federación de Enseñanza de Andalucía (2010), es muy importante no utilizar un champú con un alto porcentaje de detergente. Este puede ir enmascarado en la etiqueta de nuestro producto bajo el nombre de Sodium Lauryl Sulphate o Sodium Laureth Sulphate

La razón es que estos dejan más residuos en el pelo y producen un aumento de grasa en tu cuero cabelludo. Por eso, si tu cabello liso tiende a ser graso debes lavarlo con un champú específico para pelos grasos.

Además, debes aplicar el producto suavemente y con cariño, sin masajear demasiado fuerte, así evitarás romper la fibra capilar. Por último, cepilla el pelo con delicadeza, intenta evitar el agua muy caliente, ya que esta deshidrata el cabello y huye del secador lo más que puedas, pues hace el cabello más quebradizo.

¿Hay que hidratar el cabello liso?

De acuerdo con Guilherme Cassolari, este tipo de cabello también necesita hidratación (Natura, s.f.). De esta manera, se aconseja aplicar un acondicionador tras haber enjuagado el champú. Tras este paso, retiraremos el exceso de humedad de nuestra melena y aplicaremos una mascarilla.

Son muchas las personas que piensan que la mascarilla y el acondicionador cumplen la misma función. Sin embargo, esto no es cierto. Según Cassolari, el acondicionador hidrata la parte exterior de tu melena, mientras que la mascarilla nutre a un nivel más profundo. Esto se debe a que esta última tiene una fórmula más concentrada que conlleva una recuperación más intensa del  cabello

Además de todo esto, se recomienda un protector térmico de uso diario para proteger el cabello liso del calor, el cual lo reseca.

Dale volumen a tu melena

En cuanto a la forma de llevarlo, lo más importante es evitar a toda costa que el pelo caiga sin gracia. Por ello, si se opta por secarlo, se debe utilizar el secador con la cabeza hacia abajo para conseguir mayor volumen.

En lo que refiere al corte, los profesionales recomiendan las medias melenas y las capas suaves para el cabello liso (Hernández, 2018). El corte bob, por ejemplo, es una buena opción para hacernos parecer más jóvenes.

Un flequillo largo y despeinado también nos puede ayudar a rejuvenecer nuestras facciones. Pero si se opta por una melena larga y recta, se debe tener en cuenta que puede envejecer la cara, pues endurece las facciones y deja ver con mayor facilidad la pérdida de firmeza del rostro.

Tener una melena lisa es algo que desean muchas mujeres y que, si se mantiene cuidada, resulta muy atractiva. Sin embargo, hay que tener en cuenta sus peculiaridades para sacarle el máximo partido.

En este sentido, hay que recordar hidratarla y realizar cortes que rejuvenezcan. Esperamos que te resulte útil esta información y que te reconcilies con tu cabello.