Para mantener tu piel suave y libre de vello existen varios métodos de depilación; unos son más adecuados que otros dependiendo del tipo de piel. Además, también puedes afeitarte. Cualquiera de estas técnicas es eficaz, la elección depende del tipo de vello y piel que tengas.

A continuación te mencionamos los métodos de depilación que hay, sus ventajas y cuál es recomendable para tu tipo de piel.

Métodos de depilación según el tipo de piel y sus ventajas 

Con cera depilatoria

Uno de los más comunes y económicos, pues no requiere mucho tiempo y lo puedes realizar en casa. Puedes aplicar cera caliente, tibia o fría.

La cera extrae el vello desde la raíz y sirve para todo tipo de piel. Pero, para la piel muy sensible, se recomiendan las ceras a base de productos vegetales. Sus principales ventajas son:

  • La piel no sufre y queda sedosa.
  • Ayuda a eliminar células muertas.
  • Se logra una mayor definición del área depilada (Simone, 2020).

Con bandas

Este método se realiza con una banda de poliéster que arranca el pelo por fricción (abrasión). Es adecuado para retirar el vello facial y del cuello. Su costo es similar al de las ceras y su principal ventaja es su rapidez y facilidad de aplicación (Essae, s.f.).

 Con hilo

Recomendada para pieles sensibles. Se utiliza hilo de seda o algodón para atar el vello y desprenderlo desde la raíz. Es un método costoso, ya que se realiza en centros de estética y toma más tiempo. Su principal ventaja es que es menos doloroso e invasivo que otras técnicas (Essae, s.f.).

Depilación eléctrica

Consiste en introducir una micro aguja en los poros, que aplica una pequeña descarga eléctrica para eliminar el folículo. Este método elimina definitivamente cualquier tipo de vello. Igualmente, se puede utilizar en todo tipo de piel.

Su costo suele ser elevado, pues la eliminación del vello es progresiva y se requieren varias sesiones para conseguirlo (Cruz Macías, s.f.).

 Depilación con pinzas

Es ideal para depilar pequeñas zonas del cuerpo. En este sentido, se suele hacer en las cejas y el labio superior. Así mismo, es uno de los métodos más económicos, rápidos y sencillos (Essae, s.f.).

 Afeitado con cuchilla

Al igual que el anterior, su mayor ventaja es lo rápido y económico. Además, sirve para cualquier tipo de piel y lo puedes realizar en áreas extensas. En todo caso, antes de afeitarte, recuerda aplicar una crema de afeitar humectante y rasurar en la dirección de crecimiento del vello (Simone, 2020).

 Con láser

Se utiliza un láser para eliminar el folículo. Hay básicamente 3 tipos de láser:

  • Alejandrita: su eficacia es mayor en personas con piel clara y pelo oscuro o castaño.
  • Soprano: se recomienda para pieles oscuras y de vello grueso.
  • Neodimio Yag: recomendado para tratar el vello grueso y profundo.

Este método es más costoso que los anteriores; ya que requiere de varias sesiones para la depilación inicial y puede requerir tratamientos de mantenimiento (Simone, 2020).

Es importante que conozcas el método de depilación más adecuado para ti. Si no estás segura de cuál es tu tipo de piel, puedes consultar a un dermatólogo. Además, debes tener en cuenta que el depilado o afeitado pueden causar pequeñas irritaciones. Para prevenirlas y, a la vez, mantener un conveniente cuidado de la piel, te recomendamos aplicar cremas humectantes antes y después de depilarte.