¿Alguna vez has escuchado sobre los grandes beneficios que el aceite de almendras le puede ofrecer a tu piel? Pues debes saber que estos son muy amplios y lo mejor es que han sido comprobados a través de diversos estudios.

Aceite de almendras: extracción y beneficios

Este aceite proveniente de Asia Central, donde se ha cultivado desde hace años, se extrae de las distintas variedades de almendras, sean dulces o amargas. El proceso del que se obtiene se conoce como prensado en frío, el cual contribuye a que el producto mantenga todos sus nutrientes.

Según algunos estudios, este aceite cuenta con el ácido oleico como su ingrediente principal; así como con ácidos grasos saludables, tocoferoles (una de las formas de la vitamina E) y fitoesteroles. Por lo tanto, se ha afirmado que el aceite de almendras puede contribuir a (Ouzir et al., 2021):

  • Reducir el riesgo de enfermedades del corazón y de los vasos sanguíneos.
  • Reducir el estrés oxidativo.
  • Coadyuvar en distintos tratamientos dermatológicos.

Gracias a esto último, en la actualidad se ha popularizado ampliamente su uso en el sector cosmético.

La importancia de cuidar tu piel

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano y cumple la función de mantenerlo protegido de bacterias y otros factores externos. Por lo tanto, lo menos que podemos hacer por ella es mantenerla en óptimo estado.

Gracias a los ácidos grasos y antioxidantes presentes en el aceite de almendras, este es considerado un potente humectante que ayuda a disminuir el deterioro celular. Por otra parte, su contenido de vitamina E puede incidir en la reducción de los signos de la edad (Papa Pintor, 2022).

Sus propiedades emolientes le han convertido en un aliado efectivo para ayudar a mejorar la tez y el tono de la piel (Lin et al., 2018). Por otro lado, debido a la presencia de zinc, este aceite parece ser efectivo en los tratamientos contra el acné y las cicatrices (Gallagher, 2019).

Por sus efectos reafirmantes, también se le considera efectivo para el tratamiento contra las estrías y celulitis en las piernas.

Usos del aceite de almendras para la piel

Los usos de este aceite te pueden reportar varios beneficios. A continuación, descubrirás dos de los más importantes (Gallagher, 2019; Papa Pintor, 2022):

  • Es humectante. Para humectar la piel del rostro previamente lavado, solo necesitas unas pocas gotas que debes colocar en el centro de la palma de la mano. Acto seguido, con la punta de los dedos de la otra mano procede aplicar con suaves toques en distintas zonas de la cara. No necesitas retirar.
  • Es reafirmante. Puedes aplicar el aceite en distintas partes del cuerpo. La idea es que acompañes la aplicación de suaves masajes, ya que estos pueden ayudar a activar el riego sanguíneo de la dermis (la capa más gruesa de la piel). De este modo, lograrás conservar la elasticidad de los tejidos, haciendo tu piel más radiante.

Muchos recomiendan hacer uso del aceite de almendras inmediatamente luego de la ducha, incluso aplicar pequeñas dosis  con el cuerpo húmedo para que pueda ser mejor absorbido por la piel. También se ha recomendado usarlo después de la depilación.

Ahora que conoces los beneficios de este aceite, te invitamos a incluirlo en tu rutina para el cuidado de la piel.