El consumo de alimentos ricos en vitaminas es fundamental para una buena y saludable alimentación. Eso lo sabemos todos. A la hora del cuidado de nuestra piel es igual. Debemos procurar entregarle a nuestra piel las vitaminas esenciales para que esté saludable y bonita. ¡Lee con atención para que a tu piel nunca le falte este ABC!

¿Por qué el cuidado de la piel necesita vitaminas?

Al igual que en la alimentación, las vitaminas soportan el buen funcionamiento de el órgano más grande de nuestro cuerpo, la piel. Por eso es necesario aplicar y/o consumir estas vitaminas, para que nuestra piel tenga lo que necesita para funcionar bien y estar linda y saludable.

La falta de estas vitaminas puede generar trastornos y hasta enfermedades. Además, todo lo que pasa por dentro en tu cuerpo por lo general se refleja en tu piel. Por eso, así como buscas una dieta balanceada y rica en vitaminas, el cuidado de tu piel debe tener esas mismas características.

Las vitaminas mas importantes para tener en tu rutina de cuidado de la piel incluyen A, B, C, E y K. ¡Y las fundamentales son ABC! De allí el foco de este artículo.

A) Vitamina A

El ingrediente derivado de la vitamina A para la piel es el RETINOIDE, como el retinol, o el retin-A o los esters de retinol (ej. Retinol Palmitate). Este es uno de los ingredientes mas estudiados y aprobados por dermatólogos para el cuidado de la piel. Sus beneficios incluyen:

  • Mitigar o reducir arrugas y líneas de expresión
  • Ayudar a mejorar y eliminar el acné
  • Ayudar a mejorar el tono de la piel

Esto se da porque la vitamina A o los retinoides promueven o agilizan el ciclo de renovación celular de nuestra piel y además inhiben las enzimas que destruyen el colágeno y la elastina. De manera que la vitamina A actúa tanto en la epidermis como en la dermis, lo cual hace que tenga una acción muy integral sobre el buen funcionamiento, la salud y la belleza de la piel.

Pero no todo es color de rosa. Esta súper vitamina puede ser algo irritante para algunas pieles. Puede producir enrojecimiento, sensación de ardor, sequedad y foto sensibilidad. Y normalmente estos efectos mejoran con el uso continuado del ingrediente, es decir, la piel requiere de un tiempo para acostumbrarse a recibir la vitamina A. Por eso, si la vas a incluir en tu rutina es clave que lo hagas lentamente. Arranca solo en las noches y día de por medio. Y si tu piel la recibe bien puedes ir aumentando el uso.

Finalmente, ver sus resultados toma tiempo y uso consistente. Sus beneficios son muy completos y efectivos, pero toma entre 8 y 12 semanas ver los resultados. Además, debes buscar concentraciones superiores al 0,1% para obtener resultados. Así que ten paciencia, porque como dicen “Los grandes trabajos no son hechos por la fuerza, sino por la perseverancia”.

B) Vitaminas B3 y B5

La vitamina B, diferente a las demás, no es una sola vitamina sino un grupo de vitaminas. Existen 8 tipos de vitamina B: Tiamina (B1), riboflavina (B2), niacin (B3), ácido pantoténico (B5), B6, biotina (B7), folato (B9) y B12. Toda una colección! Y para la piel se destacan 2: B3 y B5.

Una forma de la vitamina B3 llamada Niacinamida es uno de los ingredientes que están marcando tendencia en este momento para el cuidado de la piel. Y es que sus beneficios son muy completos y no tiene efectos secundarios ni irritantes. Sus beneficios incluyen:

  • Mantener sana la barrera protectora natural de la piel
  • Mitigar líneas de expresión
  • Ayudar a controlar el acné
  • Ayudar a mejorar el tono de la piel

Esto se da porque la vitamina B3 o Niacinamida ayuda a controlar la producción de sebo (grasa), incrementa el nivel de ceramidas en la piel, promueve la producción de colágeno y mitiga su destrucción y finalmente inhibe la enzima que produce melanina (responsable del pigmento) en la piel. Además, es un ingrediente que no tiene efectos secundarios y es apto para pieles sensibles. Para mayor efectividad de la Niacinamida busca concentraciones que arranquen en mínimo 2%.

Y no olvidemos a su prima, la vitamina B5 o Panthenol. Su principal función es ayudar a la proliferación de los fibroblastos en las capas internas de la piel. Los fibroblastos son un tipo de célula que se encuentra en el tejido conectivo de la piel y que segrega proteínas de colágeno. Por eso su proliferación ayuda a reparar y mejorar la elasticidad y firmeza de la piel. Haciéndolo un ingrediente anti-edad por excelencia. Y sin contra indicaciones.

C) Vitamina C

El cuerpo humano no produce vitamina C naturalmente, y sin ella la piel no puede producir colágeno. Y el colágeno es fundamental para una piel sana y bella ya que es uno de los principales componentes de la dermis. Por eso la popularidad de productos con esta vitamina. Y el ingrediente que entrega vitamina C a la piel es el ácido ascórbico. Sus beneficios incluyen:

  • Dar firmeza y elasticidad
  • Ayudar a controlar manchas
  • Iluminar y mejorar el tono de la piel

Además de contribuir a la producción de colágeno, el ácido ascórbico inhibe la acción de la tirosinasa, que es la enzima responsable de producir melanina o el pigmento en la piel. Esto hace que ayude a tratar problemas de hiper-pigmentación o manchas. También es un potente antioxidante que neutraliza los radicales libres causantes del deterioro celular en la piel.

Pero el ácido ascórbico es un ingrediente muy inestable. Eso quiere decir que se degrada fácilmente y deja de ser efectivo. Por eso es clave que los empaques sean oscuros o ámbar, para controlar este fenómeno y que no se pierda la inversión en tu producto con vitamina C. También para mitigar el efecto busca productos que además contengan ácido ferúlico o ingredientes ricos en vitamina E como el aceite de oliva.

¿Debo ingerir o aplicar sobre la piel estas vitaminas?

Ambas opciones, ingerir y aplicar sobre la piel son válidas, solo que la efectividad puede cambiar. Ten en cuenta:

  • Si vas a ingerir la vitamina en un alimento o suplemento esta se distribuye por todo el cuerpo, entonces los beneficios se reparten en todos los órganos, no solo en la piel. Pero garantizas la absorción.
  • Si vas a aplicar tópicamente (cremas, serums, etc…), la vitamina va directo a la zona problema, pero debes tener en cuenta la concentración de la vitamina en el producto y la capacidad de absorción.
  • También puedes hacer ambas cosas.

Recuerda, así como te preocupas por diseñar una dieta balanceada y saludable, debes diseñar una rutina de cuidado de tu piel que incluya estas vitaminas A, B y C; fundamentales para mantener una piel linda y saludable.