¿Tienes pecas en el rostro, cuello y escote? Entonces te interesará conocer un poco más sobre ellas. Te enseñamos por qué se producen, quiénes las presentan con mayor frecuencia, cuáles son los peligros y los tratamientos que puedes seguir. ¡Acompáñanos!

¿Qué son las pecas y por qué aparecen en tu piel?

Las pecas o efélides (su nombre médico) son pequeñas pigmentaciones color café, marrón claro o rojizo que aparecen en zonas del cuerpo expuestas al sol. Tal es el caso del rostro, pecho, espalda, abdomen, brazos y manos (Theimer, 2018).

Ellas surgen como consecuencia de la exposición al sol sin protección. Tras la exposición solar, la piel genera un exceso de melanina (pigmento marrón) para protegerse (Theimer, 2018).

Son más comunes en personas con tonos de piel claro (por ejemplo, rubias, albinas, pelirrojas). Afectan a todos los tipos de piel, sensible, grasa o seca (Theimer, 2018).

Sin embargo, está demostrado que la genética juega un papel fundamental en su aparición. Por eso, si tus padres o hermanos tienen pecas, tú también puedes tenerlas (Plensdorf et al., 2017).

También es importante aclarar que las pecas y las manchas de la piel no son lo mismo. Las efélides son más pequeñas 1-2 mm, bien definidas de color uniforme y no generan síntomas. Además, suelen estar presentes desde la infancia después de la exposición al sol. Mientras que las manchas aparecen con el tiempo, en especial luego de los 40s, a causa del daño producido por el sol (Plensdorf et al., 2017).

Por otra parte, las efélides dan un aspecto tierno al rostro, al contrario de las manchas, que generan un problema estético.

¿Cuándo preocuparte?

La verdad, es que todos deberíamos asistir de forma rutinaria con el dermatólogo. Esto con la finalidad de recibir orientación sobre las enfermedades de la piel, su prevención y cuidado.

Sin embargo, hay ciertos síntomas que deben llamarte la atención e impulsarte a asistir al dermatólogo. Como, por ejemplo (Theimer, 2018):

  • Manchas de bordes y colores irregulares que podrían sugerir un tumor maligno.
  • Pecas que aparecen en las axilas o ingles que pueden ser a causa de una neurofibromatosis (Hernández y Rodríguez, 2016).
  • Aparición de picor, ardor o sensación de adormecimiento en el área.

Si bien las pecas son pigmentaciones benignas y no suponen un riesgo para tu salud, necesitas vigilarlas de cerca. Si notas un cambio en su coloración o un incremento en su tamaño, es importante acudir al especialista y descartar el cáncer de piel (Theimer, 2018).

Asimismo, es importante que revises con frecuencia cada mancha que aparece sobre tu piel. Lo que a ti te parece inofensivo puede no serlo (Theimer, 2018)

Tratamiento casero para las pecas: mito o realidad

Antes de sumarte a cualquier tratamiento debes conocer tres cosas. Primero, las efélides son benignas y muy bonitas, así que no hay apuro por eliminarlas. Segundo, su color varía según la época del año, son más claras en cuando hace frío y más oscuras cuando hace calor tras la exposición solar. Tercero, aún no existe un método definitivo para erradicarlas (Chung et al., 2019).

Los tratamientos caseros son un mito, no hay evidencias que demuestren que algún remedio casero pueda eliminar las pecas. En cambio, los peelings, las cremas con retinol o ácido glicólico y el láser pueden reducir su tamaño y color (Chung et al., 2019).

Eso sí, hagas lo que hagas, la sugerencia es usar un bloqueador solar a diario, cada vez que vayas a salir de casa. Con esto evitas que se oscurezcan tus pecas y previenes varias enfermedades de la piel (manchas y cáncer de piel) (Theimer, 2018)

¡Luce tus pecas!

Tener pecas no debe ser sinónimo de complejos. Estas singulares pigmentaciones dan a tu rostro mucha personalidad.

Así que, en vez de angustiarte por cubrirlas con maquillaje y en seguir mil tratamientos, anímate a lucirlas. Aplica una buena capa de bloqueador solar sobre tu piel y exhibe tus pecas en las épocas de calor. Puede sorprenderte el resultado.

En conclusión, estas son pigmentaciones benignas, pequeñas y bonitas que aparecen con frecuencia en personas de piel clara. Su color varía según la época del año, haciéndose más oscuras cuando hace calor. No existe un tratamiento definitivo para eliminarlas, pero pueden atenuarse. Asimismo, pueden lucirse con orgullo.

Cuéntanos, ¿tienes pecas? ¿te gusta lucirlas o las escondes?