Las cremas cicatrizantes sirven para regenerar la piel de lesiones como cortadas, raspaduras o quemaduras ocasionadas por accidentes domésticos o cirugías.

Recientemente, la industria cosmética ha decidido aprovechar sus  propiedades para fortalecer su oferta de cremas antiedad. Contribuir a la eliminación de tejido muerto y a la generación de nuevas células son algunos de sus beneficios.

Igualmente, está combatir los signos de envejecimiento de la piel y disimular las arrugas. Aquí te contamos un poco más a fondo

Cremas cicatrizantes: ¿cuáles son sus principales ingredientes?

Entre los ingredientes más populares que usan estas cremas cicatrizantes están el aloe vera, pantenol, colágeno, silicona y lidocaína. Seguramente has escuchado alguno de estos. También están los sulfatos de zinc y cobre, manganeso, aceite de rosa mosqueta, el aceite de árbol de té y la centella asiática.

Según la Sociedad Iberoamericana de Información Científica, la centella asiática se destaca por sus poderes reparadores, calmantes y reafirmantes.

Igualmente, por estimular la regeneración de la piel y por favorecer la cicatrización de heridas.

Por otro lado, el ácido hialurónico es útil para mantener la hidratación en la piel y facilitar la reparación celular. Reparar la barrera cutánea, retener la humedad y disimular líneas de expresión y arrugas son otras de sus ventajas (Murcia et al., 2015). Además, se ha convertido en el ingrediente estrella de muchos productos en el mercado.

Cuidados para garantizar su efectividad

De acuerdo con Sanitas España (2019), los principales cuidados que se deben tener con las cicatrices son:

Para el cuidado de tu piel es clave comer zanahoria, rica en vitaminas A, B, C, D, E, fósforo y potasio (Asohofrucol, 2015). Estas vitaminas combaten el envejecimiento, aumentan la producción de colágeno en la piel y protegen de la radiación ultravioleta.

Cremas cicatrizantes y su aporte a los productos antiedad

Combatir el envejecimiento de la piel es una de las principales preocupaciones de las mujeres. Eso explica por qué las cremas cicatrizantes y las mascarillas para la piel se convierten en aliados de belleza.

Hoy en día, tanto las cremas cicatrizantes como las cremas antiarrugas usan  uno o varios de los ingredientes que ya mencionamos. Como el ácido hialurónico, centella asiática o pantenol. No solo por su popularidad sino también por los beneficios que estos ingredientes ofrecen.

Después de los 35 años de edad, el cuerpo pierde su capacidad para producir ácido hialurónico. Entre los 40 y 50 años de edad, la piel experimenta flacidez y reduce su firmeza. De allí que sea recomendable usar cremas con ácido hialurónico en esa etapa de la vida (Acofarma, 2019).

Recuerda que la piel es una barrera que defiende y protege nuestro cuerpo. Es fundamental mantenerla fuerte y sana. No olvides consultar con un especialista que te pueda recomendar cuáles son las cremas cicatrizantes que más te convienen.