Quizás nunca pensaste que luego de los 30 necesitarías mascarillas para el acné, pero allí estás frente al espejo. Tienes piel grasa y repleta de espinillas o acné, ¿qué hacer? No entres en pánico, aquí encontrarás los secretos más prácticos para mantener tu piel limpia y saludable.

Causas del acné

Aunque quizá podría sorprenderte, los causantes principales de un brote de acné luego de los 30 años son iguales a los de la adolescencia (Basaraba, 2020):

  • Sobreproducción de aceite o sebo.
  • Células cutáneas anormalmente pegajosas o abundantes dentro del folículo que crean un tapón.
  • Propagación de una bacteria de la piel normal llamada Propionibacterium acnes en el folículo obstruido.
  • Inflamación de la piel.

Por otro lado, la Academia Americana de Dermatología (2021) señala las posibles causas de acné en edades adultas:

  • Fluctuación hormonal, ya sea por menstruación, embarazo o menopausia.
  • Historia familiar.
  • Cosméticos como cremas y bloqueadores solares pueden contener aceites muy fuertes que pueden bloquear los poros.
  • Estrés, ya que estimula la producción excesiva de los andrógenos, hormonas que aumentan en exceso los aceites en la piel.

Tipos de acné

El Colegio Ibero Latinoamericano de Dermatología (2014) determina tres tipos de acné según su forma:

Acné comedónico

  • Puntos negros: comedones abiertos que son la parte de un exceso de sebo visible. En ellos, la cabeza del poro está abierta.
  • Puntos blancos: comedones bloqueados por completo y que llevan una burbuja blanca en la piel.

Acné papuloso-postuloso

Consiste en pústulas pequeñas y abultadas en la piel. Esta puede estar roja e inflamada.

Acné nódulo quístico

Es un acné más severo, en él se forman nódulos y quistes por lesiones más profundas. Estos usualmente miden 1 centímetro de diámetro y son dolorosos (American Journal of Clinical Dermatology, 2011).

Otras clasificaciones

Así también, el acné puede clasificarse según la edad de presentación, el grado de la lesión, su severidad y formas especiales.

Puede ser leve cuando son menos de 20 elementos en la piel, moderado con 20 a 50 elementos y severo con más de 50 elementos presentes en la cara (Colegio Ibero Latinoamericano de Dermatología, 2014).

¿Cómo eliminar el acné y la piel grasa?

El acné es una enfermedad y por ello se requiere un tratamiento guiado por un dermatólogo. Las mascarillas para el acné pueden ayudar pero no sustituyen la guía de un especialista. No lo olvides acudir a uno antes de aplicar cualquier tipo de mascarillas para el acné.

A nivel general, Eucerin (2021) recomienda para el cuidado de la piel grasa los siguientes hábitos:

  • Utilizar agua tibia en lugar de caliente o fría.
  • Aplicar únicamente cuidado cutáneo hipoalergénico y no comedogénico para evitar la producción de granos.
  • Utilizar un maquillaje que no obstruya los poros y que sea oil-free
  • Aplicar un limpiador apropiado en el rostro y lavarlo antes de dormir para eliminar la suciedad y retirar el maquillaje.
  • Preparar la piel para la absorción de medicamentos para la piel grasa.
  • Usar ingredientes como la niacinamida o vitamina B3 que ayudan a regular la producción de sebo en tu piel.
  • Dejar que los granos y espinillas se curen de forma natural.
  • Bajo supervisión de un dermatólogo, usar medicamentos como el retinol y cremas con peróxido de benzoilo (Sanitas, 2021) o ácido salicílico (BHA).

Mascarillas para el acné

1. Hamamelis en agua de rosas y tu mascarilla de arcilla para el acné

El Hamamelis es un extracto botánico que funciona como astringente de la piel. Sus propiedades antibacterianas y antiinflamatorias hacen de esta una de las mascarillas para el acné que ayudan a reducir las protuberancias rojas (Konstantinovsky, 2019).

Mezcla el Hamamelis con unas gotas de agua de rosas y úsalos para hidratar tu mascarilla de arcilla. Déjalo por 10 o 15 minutos, nunca más de media hora.

2. Aloe vera y cúrcuma o té verde

El aloe vera es un calmante natural que funciona para ayudar a la zona irritada por el acné. Esta planta posee salicílico y azufre que batalla contra la grasa en la piel. La cúrcuma o el té ayudan a que estas mascarillas para el acné sean ideales para una piel sensible. Déjala actuar por 15 o 20 minutos (Konstantinovsky, 2019).

3. Mascarillas para el acné con sobras de avena

Los granos de avena contienen antioxidantes y propiedades antiinflamatorias para tratar los problemas de la piel. Contiene vitaminas del complejo B, vitamina E, proteínas, grasas y minerales (Konstantinovsky, 2019).

Solo debes hervir el agua de avena y dejar que se enfríe por completo. Luego aplica sobre los granos en tu rostro. Déjala actuar por 20 o 30 minutos.

Quizás creías que el acné no volvería luego de la adolescencia, pero se trata de una enfermedad que puede aparecer en diferentes etapas de tu vida.  ¡No dejes que te agobie en tu vida adulta! Usa estas mascarillas para el acné, busca un tratamiento guiado por un médico y mantén al mínimo los niveles de grasa en tu rostro y en tu alimentación.