Se dice que los indígenas del Anáhuac veían a las ojeras como síntoma de enfermedades. Realmente, son muchos los motivos por los que pueden aparecer estas manchas que son un reto para el cuidado de la piel.

Y es que el área alrededor de los ojos padece de varios problemillas. Además de las ojeras o ese color oscuro debajo de los ojos, también pueden aparecer bolsas o hinchazón y la famosa pata de gallina que son las molestas arrugas. Entonces a la hora de elegir productos para esta área de tu cara lo primero es identificar que quieres corregir y cual es la causa. De esta manera sabrás que estas atacando el problema correcto y así la solución será mas efectiva.

En este artículo nos enfocaremos solo en las ojeras. Y lo cierto es que la aparición de la hipercromía idiopática del anillo orbitario, más conocida como ojeras, se debe a diversos factores. Y es importante entenderlos para poder mitigar o corregir esos molestos ojos de mapache.

¿Por qué aparecen las ojeras?

El área debajo de los ojos cambia a ese color oscuro por 3 razones: La producción excesiva de melanina, ese pigmento encargado de dar color a nuestra piel, es una de las posibles causas de nuestras ojeras (Cínica Ajenjo, 2019). Además, también puede deberse a la dilatación de los capilares o vasos sanguíneos. Por último, la pérdida de la grasa subcutánea es el tercer culpable de que nuestros párpados inferiores luzcan más oscuros (Clínica Ajenjo, 2019).

Pero, cómo saber cual de los 3 es tu caso? Para esto vamos a hacer la prueba de estiramiento de párpados inferiores y mirar bien el color de tus ojeras. Estira el párpado inferior hacia tus mejillas:

  • Si el color oscuro de tus ojeras se mantiene, lo mas probable es que tus ojeras sean por pigmentación o excesiva producción de melanina. Además el color es principalmente café.
  • Si el color oscuro empeora o se oscurece más, y es con un tono azuloso, lo mas seguro es que sea un tema vascular.
  • Y si el color se aclara o mejora entonces debe ser un tema anatómico o de grasa subcutánea. Y el color es más como una sombra.

Su aparición puede surgir por diversos factores que incluyen: La falta de sueño. La genética, si lo puedes heredar de tu mamá. Sinusitis o alergias. La excesiva exposición al sol, el cual provoca que la melanina se active. También son un factor exógeno común los problemas hormonales, ya que algunos acarrean una retención de líquido que afecta a esta zona (Clínica Baviera, s.f.). Por otra parte, también puede deberse a causas internas, como a una excesiva vascularización subcutánea (Rumbo, 2017).

La edad, un factor clave

La edad es un factor clave para que se manifiesten las ojeras. Esto se debe a que la piel de los párpados es extremadamente fina; mide de 300 a 800 micras. Además, la conforman una cantidad mínima de glándulas sebáceas (Allevato, 2007).

Todo esto en una zona en la que existen 22 músculos en permanente actividad. Así, cuando envejecemos, esta piel disminuye su espesor y sufre una pérdida de grasa subcutánea, dejando ver la red vascular superficial (Allevato, 2007). Por eso ese color azuloso que aveces tenemos debajo de los ojos es piel “transparente” que deja ver los vasos sanguíneos que tiene debajo.

¿Cómo cuidar el contorno de los ojos para prevenir las ojeras?

Como hemos dicho, la piel del contorno de los ojos es 5 veces más fina que la del resto de la cara. Además, la capa córnea, que es la encargada de proteger el resto de capas de la piel, tiene menor presencia en esta zona. Esto significa que todas sus funciones debe ejercerlas una capa de piel extremadamente fina (Royo de la Torre, 2017).

Los productos o ingredientes para mitigar y prevenir las ojeras dependen de la causa de las mismas:

  • Si tus ojeras son por causas vasculares (vaso-dilatación), la solución son ingredientes vaso-constrictores. El más estudiado es la cafeína, que aplicada en la piel tiene ese efecto de ayudar a contraer los vasos capilares y así mitigar que se vean a través de la piel delgada de alrededor de los ojos.
  • Si tus ojeras son por exceso de melanina o hiperpigmentación, la solución son ingredientes aclarantes o que ayuden a emparejar el tono de la piel. Como la vitamina C, la arbutina y los exfoliantes químicos como el AHA (ácido glicólico).
  • Y finalmente si tus ojeras son por pérdida de grasa subcutánea y son mas una sombra. La solución no está en cremas o productos tópicos. Puedes prevenirlo con ingredientes que fomenten el colágeno y la elastina. Pero una vez ya lo tienes las soluciones son más de medicina estética con productos que rellenen esa área.

Esto no quiere decir que tan solo los tratamientos de farmacia o médicos sean útiles. De hecho, hay remedios naturales y probados que favorecen su desaparición, como la manzanilla y las bolsas de te (Agudelo y Barón, 2014).

En conclusión, son muchas las afecciones que podemos padecer en nuestros párpados inferiores, no solo las ojeras. Por lo tanto, para cada uno debemos aplicar unos cuidados y tratamientos diferentes. Del mismo modo, tenemos que tener claro el motivo de su aparición, si es por la edad, por exceso de líquido o por falta de pigmentación. Eso para poder atacarlas con los ingredientes adecuados y no desperdiciar el dinero en soluciones que no van a funcionar.