Yo no tenia la menor idea. Siempre que me hablaban de exfoliación pensaba en los típicos productos con pequeños gránulos, mas o menos finos, para masajear la piel. Incluso en mi adolescencia mi mamá me enseñó a exfoliarme usando azúcar. Y antes de hablar de los tipos de exfoliantes, hablemos de porque es importante la exfoliación.

La exfoliación es útil porque ayuda a remover las células muertas de la capa mas superficial de la piel, la epidermis, y además ayuda a acelerar el proceso de regeneración celular. Las células de la epidermis se regeneran constantemente en ciclos cortos. De tres a cuatro semanas cuando estamos jóvenes y de cinco a seis semanas a medida que nos ponemos más grandes en edad y en sabiduría. Estos ciclos de regeneración hacen que tengamos una epidermis totalmente nueva en cada ciclo de tres a seis semanas. Además, es por esto que siempre en la superficie tenemos células muertas que, si no se eliminan, hacen que nuestra piel aparezca menos luminosa. Por esto la exfoliación tiene numerosos beneficios que incluyen:

  • Eliminar las células muertas: Al deshacerse de estas células se descubre una piel mas luminosa.
  • Acelerar la renovación celular: Ayudar a eliminar las células muertas le da la señal a la epidermis que debe acelerar su proceso de regeneración celular. Y como aprendimos este proceso se vuelve mas lento con los años, entonces acelerarlo mejora notablemente la apariencia de tu piel. Es como engañar a tu piel para que piense que es más joven!
  • Limpiar poros e impurezas: Los exfoliantes tienen la capacidad de penetrar los poros y ayudar a eliminar esas impurezas que pueden causar poros obstruidos, brotes, acné y puntos negros.
  • Facilitar a la efectividad de otros tratamientos: Tener la piel libre de células muertas y con los poros limpios y sin impurezas, permite a los productos que apliques a continuación, que sus ingredientes activos penetren mejor en la piel y así actúen con mayor efectividad.

Ahora si hablemos de los diferentes tipos de exfoliación:

Física o mecánica:

Estos son los productos que describí en la primera parte de este artículo, que tienen gránulos finos, que al masajear tu piel con estos logra el efecto exfoliante deseado. También te puedes exfoliar mecánicamente usando herramientas como cepillos y esponjitas con un gel limpiador.

El mayor beneficio de este tipo de exfoliación es que los resultados son inmediatos. Y si tienes piel sensible es mejor empezar con una exfoliación mecánica, antes que química. Pero se debe ser muy cuidadosa porque si masajeas tu piel con mucha fuerza o presión puedes sobre-exfoliar tu piel y dañar su superficie causando que la piel no ejerza su función protectora como debe ser. Por esto varios autores y expertos que son enemigos de la exfoliación mecánica (una sorpresa para mi!). Pero bien hecha es beneficiosa y además se siente relajante e indulgente. También es de afuera hacia adentro entonces no penetra tan profundo en la piel como la exfoliación química.

Exfoliación química:

Son ácidos suaves y ligeros que trabajan para disolver las células muertas de la superficie de tu piel y limpiar los poros. Si, químicos y ácidos! Suena horrible! Pero al leer y estudiar el tema aprendí que, bien usados, tienen unos beneficios que impactarán tu piel de manera muy positiva.

Sus beneficios incluyen que trabajan de manera consistente y estable, es decir, su efecto e impacto en la piel siempre es el mismo. Además, estos ingredientes tienen otros efectos positivos sobre la piel. Y aunque sus resultados no son inmediatos, en el largo plazo tienen un impacto superior.

Los exfoliantes químicos más populares son los AHA (Alfa Hidroxiácido) y BHA (Beta Hidroxiácido). Y para que entiendas bien estos ingredientes es necesario un nuevo artículo completo! Pero en general, AHA son ingredientes solubles en agua, disuelven las células muertas de la piel, tienen propiedades hidratantes y mejoran la densidad del colágeno en la piel. Algunos AHA: ácido glicólico y ácido láctico. BHA son ingredientes solubles en lípidos (oleoso), penetran en los poros y disuelven las impurezas y el sebo atrapados allí, por eso es muy efectivo para prevenir el acné. El ingrediente BHA por excelencia es el ácido salicílico. Y estos puedes encontrarlos como ingredientes en cualquiera de los productos de tu rutina, limpiadores, tónicos, sueros, etc… Lo clave es la concentración del ingrediente activo, para el AHA es mínimo un 8% y para el BHA 1-2%.

Enzimática:

Es una categoría parecida a los exfoliantes químicos y por eso muchas veces no los separan. La principal diferencia es que las enzimas provienen de fermentar ingredientes naturales. Estas enzimas trabajan para disolver las proteínas que mantienen unidas las células muertas de la piel. Es como disolver el pegamento que mantiene estas células pegadas en la superficie de la piel. Pero sus moléculas son muy grandes y por eso no penetran la piel y no tienen beneficios adicionales. También son menos populares porque sus ingredientes son menos estables, lo que los hace problemáticos para los fabricantes y además puede general más irritación en pieles sensibles en su estado inestable.

¿Y debo escoger un tipo? ¿O puedo usar varios?

Al final depende de tu piel y tus objetivos de cuidado. La recomendación es empezar lentamente con un producto e ir introduciendo opciones y ver como reacciona tu piel y el efecto del producto. Lo que si es necesario y en general, es que siempre debes usar protección solar. Y eso es especialmente importante cuando acabas de exfoliar tu piel, ya que está mas sensible. También no se recomienda exfoliarse diariamente. Los expertos dicen que lo mejor es empezar con una vez por semana e ir subiendo la frecuencia hasta máximo un día si y uno no, nunca diario. Pero como todo depende de ti y como sientas tu piel con estos cuidados. Por mi lado yo voy a experimentar con un exfoliante químico con BHA para prevenir el acné. Y también, voy a seguir usando mi exfoliante mecánico de carbón activado que lo amo! Porque me deja la piel súper suave y fresca.