¿Ya sabes cuál es tu tipo de piel y quieres empezar a darle los cuidados que requiere? Entonces llegaste al sitio indicado. En esta oportunidad hablamos sobre la piel seca, sus características, lo que debes hacer y lo que no para mantenerla en buen estado.

¿Qué caracteriza a la piel seca?

En el tipo de piel seca existe una menor producción de sebo; la grasa protectora de la piel (Patel, 2020). Esto altera la composición del estrato córneo (la capa más superficial de la piel) y genera pérdida de agua y un aspecto rugoso (Gade et al., 2021). Además, puede acompañarse de otros signos y síntomas como (Mayo Clinic, 2019):

  • Descamación de la piel.
  • Sensación áspera al tacto.
  • Rigidez, en especial luego de tomar un baño.
  • Picazón o sensación de ardor.
  • Grietas que incluso pueden llegar a sangrar.

¿Quiénes presentan esta condición?

Si bien hay personas que presentan este tipo de piel, hay otras que pueden desarrollar sequedad de forma temporal. Esto es común en presencia de ambientes fríos, cuando se toman baños y duchas muy calientes, con el uso de jabones o productos irritantes (Mayo Clinic, 2019).

También puede presentarse como síntoma de algunas enfermedades de la piel como la dermatitis atópica o la psoriasis. Pero también, como reflejo de otras enfermedades que afectan al cuerpo entero como diabetes, hipotiropidismo o colitis ulcerativa (Gade et al., 2021).

Además, hay que recordar también que las características cutáneas pueden cambiar con la edad. Se estima que al menos el 50 % de los adultos mayores de 40 años pueden desarrollar piel seca (Mayo Clinic, 2019).

Muchas veces se usa como sinónimo piel deshidratada, debido a que presentan características similares. Pero la verdad es que son condiciones diferentes. La piel deshidratada carece de agua, mientras que a la seca le faltan los aceites naturales (Cobb, 2018).

Cuidados esenciales para la piel seca

Ya hablamos que algunas condiciones ambientales y factores externos e incluso malos hábitos pueden empeorar la sequedad de la piel. Por eso, los expertos recomiendan (AAD, 2021a; Mayo Clínic, 2019; MedLine Plus, 2019; Gade et al., 2021):

  • Toma baños con agua templada no mayores a 10 minutos.
  • Aplica una crema hidratante justo después de salir del baño.
  • Usa ungüentos o cremas humectantes por lo menos 2 veces al día.
  • Selecciona jabones suaves, no irritantes, para el aseo facial y del cuerpo.
  • Cubre la mayor cantidad de tu piel cuando estés en sitios con clima fríos o ventosos.
  • Los humidificadores pueden ser muy útiles en invierno.

Productos de skin care o cuidado de la piel

La Academia Americana de Dermatología (2021b) hace referencia a la importancia de tener una rutina de cuidado facial. Por eso, nos da algunos consejos para tener una piel sana. Entre ellos:

  • Simplificar la rutina de skin care, ya que el uso de múltiples productos (en especial antiedad) pueden irritar la piel.
  • Seleccionar los adecuados a nuestros tipos de piel; sensible, seca, mixta, normal o grasa.
  • Siempre tratar los labios con un bálsamo labial.
  • Nunca olvidar el protector solar.

Ahora bien, en cuanto a la piel seca, recomiendan usar cremas o ungüentos que contengan (AAD, 2021a, Gade et al., 2021):

  • Grasas como el aceite mineral, de jojoba o la manteca de karité.
  • Agentes hidratantes que promueven la hidratación de la epidermis (capa más superficial de la piel) como la urea, glicerina, ácido hialurónico o ácido láctico.
  • Emolientes como la dimeticona y el petrolatum.
  • Agentes oclusivos que generan una capa protectora sobre la piel evitando la pérdida de agua como la lanolina o colesterol.

¿Qué evitar?

Evaluando cada uno de los consejos de cuidado de la piel podemos resumir lo que debes evitar (AAD, 2021a; Mayo Clínic, 2019; MedLine Plus, 2019; Gade et al., 2021):

  • Bañarte con agua caliente.
  • Usar productos de higiene (jabones o cremas) que contengan alcohol o fragancias.
  • Restregar la piel al bañarte o secarte.
  • Usar detergentes para la ropa o el aseo del hogar que tengan fragancias. En caso de usarlos, colócate guantes de goma.

Cuándo contactar al médico

Es importante que mantengas comunicación constante con tu dermatólogo para tratar de forma adecuada este tipo de piel. En especial, es esencial acudir a consulta si presentas (MedLine Plus, 2019):

  • Cuando la picazón te impide dormir con tranquilidad.
  • Presentas heridas de tanto rascarte.
  • Si hay llagas en la piel o signos de inflamación.
  • Los cuidados generales no alivian la sequedad.

La piel seca, al igual que otros tipos de piel, requiere de cuidados particulares para lucir en perfectas condiciones; como evitar los baños prolongados y calientes y realizar una correcta humectación de la piel. Y por supuesto, se beneficia más de algunos principios activos que de otros como los emolientes.

Te invitamos a incluir en tu rutina de cuidado facial y corporal cremas y ungüentos humectantes. ¡Verás la diferencia!