¿Sientes que la piel de tu nariz, tu frente y parte de tus pómulos se parece a la concha de una naranja? Esto se debe a los poros abiertos. En esta oportunidad te hablaremos sobre este problema estético y sus causas. Además, aprenderás lo que puedes hacer en casa para mejorar su apariencia. Y no, ¡no es maquillarlos!

¿Qué son los poros abiertos?

Los poros abiertos son pequeñas hendiduras circulares que puedes observar en tu piel. Estas corresponden a las aberturas del aparato pilosebáceo (una glándula sebácea productora de grasa más un vello) (Dong et al., 2016).

El poro puede estar limpio y dar la impresión de estar hueco. Pero también puede encontrarse «sucio» (con restos de células muertas y sebo en su interior) y tornarse más oscuro que tu color de piel. Esto da origen a los famosos puntos negros, que se desarrollan porque el material que se encuentra impactado en la abertura pilosebácea se oxida con el aire y se ennegrece (Dong et al., 2016).

¿Por qué se produce este problema?

Entre los principales agentes causantes de los poros abiertos se encuentran (Dong et al., 2016):

  • El tamaño del folículo pilosebáceo.
  • La producción excesiva de sebo.
  • La pérdida de tensión o elasticidad de la piel alrededor del folículo.

No obstante, también interfieren en el problema la genética, la raza, el daño crónico por radiación solar, la deficiencia de vitamina A y los niveles hormonales de andrógenos (hormonas sexuales masculinas que incluyen la testosterona, la androsterona y la androstenediona). Incluso algunas enfermedades de la piel como la rosácea y el acné pueden empeorarlos (Dong et al., 2016).

Los poros dilatados pueden aumentar en cantidad con la edad. Así que es posible que sientas que se notan aún más con cada cumpleaños. Un estudio sugiere que entre los 30 y 40 años hay un mayor recuento de poros abiertos (Jung et al., 2018).

Tratamiento de los poros abiertos

Como ya hemos comentado, las causas de este problema cosmético son varias. Por lo tanto, es bastante complejo eliminarlos por completo. Pero sí que se puede mejorar su aspecto con tratamientos en casa y terapias más especializadas.

Principios activos que pueden ayudarte

Para mejorar la apariencia de tu piel en casa puedes agregar a tu rutina de cuidados productos que contengan los siguientes principios activos:

Retinoides

Los retinoides son derivados de la vitamina A. Este compuesto puede ayudar a regular la producción de sebo, fomentar la producción de nuevas células y controlar el acné. Todo esto contribuye a mejorar el aspecto de los poros abiertos (AAD, s.f.). La recomendación es usarlo por las noches, antes de ir a la cama:

  • Empieza usándolo un par de noches por semana.
  • Ve sumando días conforme tu piel se adapte.

Ácido salicílico

Este principio activo puede ayudar a desobstruir los poros y regular la producción de sebo. No obstante, puede ser irritante para algunas personas. Por eso, lo mejor es usarlo por las noches y vigilar que no deje tu piel muy seca (AAD, s.f.).

Arcilla

Las mascarillas de arcilla son una excelente opción para limpiar a profundidad los poros y reducir su aspecto dilatado. Puedes usarlas dos veces por semana, pero en días diferentes a la exfoliación para evitar irritar la piel en exceso (Cobb, 2020).

Cuidados básicos de la piel

Aunque no lo creas, los poros abiertos son más evidentes cuando la piel está inflamada. Así que el truco para minimizarlos es mantener la piel limpia sin irritarla. La Academia Americana de Dermatología (AAD, s.f.) brinda un consejos sencillos y prácticos para lograrlo:

  • Usa únicamente productos no comedogénicos (es decir, que no ocluyen los poros y no provocan o empeoran el acné), libres de aceite o especiales para tipos de piel Esto aplica para limpiadores, cremas humectantes y maquillaje.
  • Limpia tu rostro dos veces por día con un limpiador suave que no te deje la piel seca. Puedes usar un limpiador con ácido salicílico por las noches.
  • Usa agua templada para lavar tu rostro.
  • Prueba agregar productos con retinol o ácido salicílico a tu rutina de cuidados. Pero vigila que no irriten tu piel.
  • Aplica cada día protector solar, aunque no salgas de casa.
  • Consulta con un dermatólogo para tratar de forma adecuada el acné, la rosácea y la flacidez en la piel.

Tratamientos especializados

Además, existen algunos tratamientos especializados que también pueden contribuir en mejorar la apariencia de la piel.

El tratamiento con peelings químicos con ácido glicólico al 30 % reduce la cantidad de poros abiertos (Dong et al., 2016). Asimismo, un estudio evidenció que tras tres sesiones de terapia con láser fraccionado de CO2, los pacientes presentaron una menor cantidad de poros dilatados (Kwon et al., 2018).

Los poros abiertos es un problema estético común en hombres y mujeres. Son muchas las causas que los provocan, por eso resulta complejo su tratamiento. Sin embargo, con los cuidados faciales adecuados y algunos principios activos reguladores de sebo se puede disminuir su apariencia.