¡Una buena alimentación es sinónimo de belleza! Esta es una frase válida cuando se trata del cabello ya que la alimentación juega un papel fundamental en su aspecto. Por eso, en esta oportunidad hablaremos sobre las más importantes vitaminas para el cabello.

Vitaminas para el cabello sano y fuerte

El cabello necesita de diversos nutrientes para formarse como proteínas, grasas y carbohidratos y los micronutrientes (vitaminas y minerales) (Almohanna et al., 2019).

Las vitaminas para el cabello pueden obtenerse por medio de una alimentación balanceada o mediante suplementos alimenticios. Ellas estimulan el crecimiento del cabello sano y fuerte. Su deficiencia puede causar debilidad, opacidad y delgadez de la fibra capilar o pérdida del cabello. (Almohanna et al., 2019).

Ahora sí, veamos cuáles son las 3 vitaminas para el cabello más importantes.

#1 Vitamina D

Esta es una de las vitaminas para el cabello esenciales. La vitamina D es un micronutriente esencial para el organismo, ayuda mantener los huesos sanos, estimula el sistema inmune y favorece una cabellera sana y fuerte. Ella contribuye en la estimulación del folículo piloso para potenciar el crecimiento del cabello. (Scaccia y Wilson, 2017)

Hay evidencias que sugieren que el déficit de vitamina D puede causar pérdida anormal del cabello (alopecia) en hombres y mujeres. Por eso, algunos especialistas indican suplementos como parte del tratamiento (Almohanna et al., 2019).

La vitamina la obtienes de pescados grasosos, hígado, yema de huevo, leche y mantequilla fortificada (IBF y FAO, 2018).

También puedes obtener vitamina D al exponerte a la luz solar. Sin embargo, debes ser muy cuidadoso con este aspecto ya que la sobreexposición a la radiación solar es un factor de riesgo para la aparición del cáncer de piel. Lo ideal es evitar las horas de mayor exposición entre las 11 a.m.  y 3 p.m. (Scaccia y Wilson, 2017)

#2 Vitamina B7: biotina

El complejo B, específicamente la biotina (vitamina B7), participa en el crecimiento y desarrollo de las uñas y el cabello. Esta aumenta la oxigenación del cuero cabelludo y el folículo piloso favoreciendo un mejor aporte de nutrientes a la zona, y, por ende, el crecimiento del cabello. (Patel et al., 2017).

Gracias al aporte extra de nutrientes la fibra capilar crece con rapidez pero también se vuelve más gruesa y fuerte. Además, la biotina regula la secreción de sebo y ayuda a controlar la caspa, un problema estético que da una apariencia descuidada a tu cabellera.

Su deficiencia severa puede ocasionar que estas estructuras se vuelvan quebradizas (Patel et al., 2017).

La biotina se encuentra con facilidad en muchos alimentos como semillas, nueces, carnes, pescado, huevos, brócoli, espinaca y batatas. Por lo general, no es necesario el uso de suplementos de esta vitamina (NIH, 2021).

#3 Vitamina E

La vitamina E funciona como un antioxidante, protegiendo a las células de los daños causados por los radicales libres. Este efecto también se evidencia en el cabello (MedLine Plus, 2019).

En un estudio realizado en Tailandia, se evidenció que la vitamina E promueve la fotoprotección, es decir, reduce el daño causado por los rayos solares sobre el cabello. Por lo tanto, su deficiencia puede ocasionar un cabello débil y quebradizo (Prasertpol & Tiyaboonchai, 2020).

La vitamina E ejerce su acción en el cabello y también en el cuero cabelludo. Al ser una vitamina liposoluble es capaz de penetrar la fibra capilar y con sus aceites esenciales repara las puntas secas y abiertas. Esto te ayuda a tener un cabello sedoso y suave. (Prasertpol & Tiyaboonchai, 2020).

Además, penetra la piel del cuero cabelludo y estimula la producción de sebo. Esto mantiene hidratado el cuero cabelludo y las raíces del cabello. Por último, ayuda a mejorar el flujo sanguíneo a nivel capilar estimulando la absorción de nutrientes. (Prasertpol & Tiyaboonchai, 2020).

Esta vitamina la puedes encontrar en semillas, aceites vegetales, nueces y hortalizas de hoja verde como el brócoli (MedLine Plus, 2019).

Tratamientos capilares con vitaminas para el cabello

Las vitaminas para el cabello las puedes obtener a través de una buena alimentación. Pero si gustas, puedes ubicarlas en diferentes tratamientos para el cabello, como champús, acondicionadores, mascarillas y ampollas hidratantes.

Recuerda que si ingieres vitaminas con tu alimentación estas serán usadas por todos los órganos de tu cuerpo. De forma que, la piel, las uñas, el cabello y todos los órganos internos disfrutan de sus beneficios. El aporte nutricional de vitaminas resulta más simple y fácil de acceder. La mayor desventaja de este método es que los resultados en el cabello son lentos.

En cambio, si las aplicas de forma tópica su efecto va a concentrarse en el cuero cabelludo y el cabello. Las vitaminas A, D, E y K son liposolubles y penetran de forma directa el cabello y el cuero cabelludo. Por eso, puedes ver en poco tiempo cambios en la hidratación del cabello, crecimiento y fortaleza.

Ahora bien, la desventaja es que resulta engorroso conseguir el producto ideal para ti. Necesitas probar varios antes de dar con aquel que te ofrezca resultados y no te cause irritación. Esto supone un gasto de dinero mayor.

Revisa la etiqueta de los productos para cerciorarte de que tienen las vitaminas que buscas. Lo más probable es que consigas los nombres técnicos en la etiqueta, estos son:

  • Retinol (Vitamina A).
  • Calciferol (Vitamina D).
  • Tocoferol (Vitamina E).
  • Biotina (Vitamina B7).
  • Ácido ascórbico (Vitamina C).
  • Filoquinona y fitomenadiona (Vitamina K).

Además de las vitaminas, tu cabello puede beneficiarse de otros compuestos. Por ejemplo, los probióticos tópicos, los cuales ayudan a hidratar y restaurar la salud del cuero cabelludo y combatir la caspa (Roudsari et al, 2015).

Mantén una alimentación saludable que incluya todos los nutrientes, incluidas las vitaminas para el cabello. De esta forma, tendrás una melena hermosa y saludable y podrás prevenir la caída del cabello.