Es cierto que, a simple vista, es fácil identificar los diferentes tipos de cabello: crespo, lacio, ondulado, de pigmentación oscura o clara, etc. Pero ¿realmente sabes cuál es la estructura del pelo, su composición y sus partes? ¡Es momento de descubrirlo de la mano de Akelare!

A grandes rasgos podemos decir que el cabello está constituido por la raíz y el tallo. La raíz tiene nacimiento en el folículo piloso; es decir, en la abertura de la cual sale el pelo en el cuero cabelludo. El tallo, por otra parte, es la hebra que sobresale y que podemos ver por encima de la piel.

Básicamente, estos son sus compuestos químicos: agua, proteínas, lípidos (grasas) y pigmentos. Aunque en estudios más recientes se ha encontrado que el cabello además contiene hidrógeno, carbono, oxígeno, nitrógeno y azufre (TECH, 2022).

Estructura del pelo: de lo superficial a lo profundo

Una buena forma de entender la estructura del pelo es pensar en sus niveles de capas. Si vamos de lo exterior a lo interior, las tres partes principales del cabello son la cutícula, el córtex y la médula (Beltrán, 2021; Hirsh, 2019):

La cutícula: la capa superior del pelo

Esta es la capa exterior del pelo. Está compuesta por una proteína esencial y sin pigmento: la queratina. La cutícula es una capa protectora que interactúa directamente con los rayos solares, el viento, la lluvia, los químicos, etc.

Por esto, es importante saber cómo fortalecer el cabello, especialmente la cutícula. Ten en cuenta que existe una gran variedad de protectores capilares para el sol y para el calor de planchas y secadores. Los aceites minerales, por otra parte, pueden contribuir a que la cutícula luzca brillante e hidratada.

El córtex: la capa intermedia

¿Alguna vez te has preguntado de qué depende el color del pelo? El córtex es la parte intermedia del tallo y es donde ocurre esa definición de pigmentos. Esto se debe a la presencia de dos tipos de melanina; es decir, de sustancias naturales que dan pigmento al cabello:

  • Las eumelaninas, que proporcionan tonalidades oscuras.
  • Las feomelaninas, que proporcionan colores claros y rojizos.

Dependiendo de la cantidad de cada uno de estos elementos y de sus mezclas, resultará un color específico de pelo. El córtex también aporta flexibilidad y resistencia al cabello, dos de sus características más importantes.

La médula: el corazón en la estructura del pelo

Esta parte es la más profunda, constituida por células de queratina blanda. En la médula se encuentran los lípidos y las proteínas necesarias para el pelo.

Un dato curioso con respecto a la médula es que puede ser constante, intermitente o estar ausente dependiendo del tipo de cabello. Suele estar presente en cabellos gruesos y ausente en cabellos delgados.

Ya que conoces estos detalles sobre la estructura del pelo, puedes ajustar tus rutinas de cuidado. Procura incluir productos que protejan cada parte. Algunos como el aceite de coco para el cabello y los sérums anti frizz pueden ser aliados para la hidratación capilar y la revitalización que necesita tu pelo.