El pelo seco es el dolor de cabeza de mujeres y hombres. Este problema se desarrolla cuando el cabello no recibe o retiene humedad suficiente, lo que hace que su brillo se reduzca, se vea encrespado y áspero. ¿Quieres saber cuáles son sus causas y tratamiento? Sigue leyendo.

¿Cómo identificar el pelo seco?

Es importante saber que el cabello está formado por tres capas. Al tener un cabello sano, los mismos aceites naturales de la capa externa son los encargados de proteger a las internas. A la vez, esta capa externa es la que refleja la luz, es decir, la que permite que el pelo se vea con brillo (Espinoza, s.f.).

Cuando el pelo está seco, la capa externa se debilita y se rompe y es lo que hace que este se vea opaco, apagado y poco saludable.

¿Cuáles son las causas de la resequedad capilar?

El estilo de vida, el clima y las prácticas de cuidado influyen en el aspecto del cabello. Por eso, vivir en un clima seco y caluroso contribuye a tener el pelo seco.

Sin embargo, el lavado también influye. Algo que no es bueno para ninguno de los tipos de cabello es lavarlo con demasiada frecuencia y utilizar productos agresivos o de baja calidad (Gotter, 2019).

Adicionalmente, teñir y aplicar tratamientos químicos fuertes también ocasiona sequedad y puntas abiertas. Lo mismo ocurre con el abuso de secadores, planchas o rizadoras.

Ciertas enfermedades se podrían relacionar con el pelo seco. Listamos algunas de ellas (MedlinePlus, s.f.):

  • Anorexia nerviosa
  • Hipotiroidismo
  • Hipoparatiroidismo
  • Psoriasis

Si tienes el cabello muy seco y su condición no mejora con cambios en tu rutina de cuidado, lo mejor es acudir a tu médico. Lo más probable es que te remita a un dermatólogo, especialista en enfermedades de la piel y el cabello.

Cómo tratar el pelo seco

Una vez conozcas cuáles son las causas de tu pelo seco, podrás aplicar los tratamientos adecuados.

Evita estos ingredientes en tus productos de cuidado

Es relevante saber cuáles son las sustancias que tu champú (y demás productos) no debe contener (López, 2017):

  • Sulfatos
  • Siliconas
  • Parabenos
  • Lanolina
  • Cloruro de sodio

Usa shampoo humectante

Es importante usar el shampoo correcto para cada tipo de cabello. Si tienes el cabello crespo, lo ideal es usar uno con condiciones humectantes para crear una barrera protectora que logre nutrirlo, hidratarlo y revitalizarlo. La fórmula esencial es extracto de germen de trigo, vitamina E y proteínas de la leche.

Para el cabello liso o más graso, usar un champú neutro.

No lo laves demasiado

El lavado diario causa fragilidad y seca los aceites naturales. Lo aconsejable es lavar dos veces a la semana si tu cabello es seco. Si lo tienes graso, puedes hacerlo día por medio.

Acondicionador humectante

Lo mismo que hacemos con el champú debemos hacerlo con el acondicionador. Escoger adecuadamente los ingredientes de este producto también es crucial. Los más importantes son los aceites naturales vegetales, emolientes y ácidos grasos. Usa uno con consistencia más espesa o untuosa en vez de líquida.

Tratamiento intensivo de manera ocasional

Los tratamientos especiales, mascarillas de aguacate para el cabello, aceite de coco, almendra o jojoba son ideales para tratar el pelo seco. Hay productos que se pueden usar desde casa siguiendo las instrucciones que indique el empaque. Sin embargo, si quieres resultados más profesionales, lo mejor es acudir a un estilista.

No apliques demasiados tintes ni calor

La prevención es la mejor aliada, así que no abuses de los dispositivos de calor y de los tintes. Es lo mejor que puedes hacer para tratar el pelo seco y devolverle brillo, sedosidad y suavidad.

 Recuerda que el cabello es un reflejo de nuestra salud, por eso tener buenos hábitos alimenticios e higiene repercuten en su aspecto. No olvides que si sigues estos consejos y aún no logras domar el pelo seco, debes consultar con tu médico.