Sé que el cuidado de la piel es importante para ti, por eso hablaré de un tema que te interesa. Descubre 10 tips para tener una piel sana y reluciente después de los 40. ¡Conoce las reglas y hábitos de oro!

Según la edad, debes contemplar cuidados especiales como hidratar y humectar la piel, tener una dieta saludable, exfoliarte con frecuencia y hacerte una limpieza diaria. Por eso, lo primero que debes evaluar es tu tipo de piel, ya que cambia gradualmente con el tiempo.

Importancia del cuidado de la piel

La importancia de cuidar y mantener la piel sana se debe a que es un órgano con funciones vitales. Resistencia, impermeabilidad y flexibilidad son sus principales características. Además, por su gran extensión, requiere un cuidado especial (Larralde, s.f.).

Entre las funciones de la piel están proteger al cuerpo de bacterias y virus, regular el calor y la sensibilidad. También destaca, especialmente, por poseer una serie de características que mencionaremos a continuación. Estas te ayudarán a comprender la importancia del cuidado de la piel (Jiménez, s.f.).

  • La piel representa el 6 % del peso corporal y es mayor que órganos importantes como el cerebro e hígado.
  • Por ella circula cerca del 30 % de la sangre total del cuerpo, lo que representa en volumen 1800 ml.
  • Es un órgano compuesto por una gran riqueza de nervios; alcanza los 4 metros y más de 5000 órganos sensitivos.
  • Lo acompañan, aproximadamente, 5 millones de pelos con sus glándulas. Aunque esta cantidad varía según cada persona.
  • Estas glándulas, en un día normal, pueden eliminar más de 8000 gotas de sudor.
  • El porcentaje de agua que contiene la piel oscila entre el 20 y 40 % del total incluido en el cuerpo.

Pero si esto no fue suficiente, te diré por qué el cuidado de la piel es tan importante. Considerando la estructura que la compone y facilita su funcionamiento, se divide en 3 capas diferentes (Elizari, 2015).

1. Epidermis

Es la capa que tiene la responsabilidad de cubrir y proteger externamente de agentes ambientales (toxinas y bacterias). Así como resguardar la pérdida de fluidos.

2. Dermis

Es el tejido que sostiene a la piel y es diez veces más gruesa que la epidermis. Su función es garantizar la elasticidad y fuerza de este órgano tan esencial.

3. Hipodermis

Constituye la última capa y es la encargada de proteger al tejido muscular. Esto gracias a los adipocitos, células de grasa que conforman esta parte interna y que se encargan de conservar nutrientes esenciales y aislar al cuerpo del frío y calor.

Tipos de piel que existen

Como te comenté al principio, el cuidado de la piel es muy importante. Sin embargo, conocer tu tipo es fundamental. Por eso, antes de darte los consejos para cuidarla, te compartiré los tipos de piel que existen, ¡conoce el tuyo!

Esto se determina según el tipo de fluido que segrega tu piel para mantenerse húmeda a través de las glándulas sudoríparas y sebáceas (Elizari, 2015). De esta forma, se constituyen en:

  • Normal o balanceada: textura regular y aspecto suave.
  • Grasa: aspecto brillante y secreción oleosa (aceitosa), por su alta producción de sebo.
  • Mixta: entre normal y grasa. La zona T (frente, nariz y barbilla) es grasosa y el resto es normal o seca.
  • Seca: aspecto rígido y áspero, por la falta de humedad.

Si te interesa el cuidado de la piel debes considerar hacerte un test sobre la edad de tu piel. Recuerda que, con el paso de los años, la piel cambia. Estas son sus dos diferentes edades (Fundación Piel Sana, 2016):

  • Madurez: con la llegada de los 30 y los 40, la piel sufre constantes cambios y esto requiere que empieces a prevenir. Se ve disminuida la capacidad funcional; está más expuesta a factores ambientales y suelen aparecer enfermedades cutáneas. Asimismo, pierde elasticidad y tenacidad, es más frágil y cicatriza con más dificultad (Azcona, 2002). Por eso, se recomienda usar protector solar y no fumar para evitar las arrugas, manchas, piel áspera y reseca.
  • Envejecimiento: a partir de los 50, el cuidado de la piel es indispensable, especialmente hidratarla y humectarla, así se evita el surgimiento de lesiones. Aparecen la flacidez, las arrugas y la pérdida de tonicidad porque disminuye la producción de colágeno. Por ende, controlar la exposición al sol y evitar el envejecimiento cutáneo es clave.

¿Cómo cuidar la piel de la cara?

Es una parte de nuestro cuerpo delicada e importante, por eso el cuidado del rostro es esencial. Su piel fina, la hace una de las zonas más sensibles. Especialmente, el contorno de ojos y labios, ya que son las más delgadas de todas. Además, se trata de tu carta de presentación y debes prestarle atención a la forma en que la cuidas.

Como ves, mantener una piel sana es importante para tu salud, bienestar y aspecto físico. Por ello, te compartiré 3 tips útiles para el cuidado de la piel de la cara que seguro deseas conocer (Cinfasalud, s.f.).

  • La limpieza facial es fundamental de día y de noche.
  • Productos hidratantes, después de bañarte o lavarte la cara, proporcionan el agua que tu piel necesita.
  • Aplicar cremas humectantes, a diario, también es importante. Nutren tu rostro y le brindan lo necesario para mantener la barrera natural que evita que el agua de tu piel se escape o se evapore (técnicamente evitar la pérdida de agua transepidérmica).
  • Usar productos especiales para cuidar el rostro, según tu tipo de piel, es lo ideal.
  • Usar un protector solar, diariamente, para protegerte de los rayos del sol ¡es el antienvejecimiento por excelencia!

¿Cómo es el cuidado de la piel del cuerpo?

Como ya te mencioné, el cuidado de la piel del cuerpo es vital para el mantenimiento de este importante órgano. Retrasar el envejecimiento natural y prevenir lesiones que puedan afectarla es parte de tu misión.

Entre las recomendaciones para el cuidado de la piel del cuerpo puedes considerar estas 5 medidas diarias básicas (Mayo Clinic, 2019):

  • Protegerte del sol.
  • No fumar.
  • Tratar tu piel con suavidad.
  • Llevar una dieta saludable.
  • Controlar el estrés.

Un dato impactante: 9 de cada 10 colombianos ha sufrido enfermedades de la piel y más de la mitad reconoció haber recurrido a personas que no tienen ningún tipo de formación médica para tratarlos (AsoColDerma, 2019). En ese sentido, vale la pena que te hagas la siguiente pregunta: ¿estás cuidando tu piel adecuadamente?

Te invito a seguir estos 10 pasos. Consiéntete y practica estas reglas de oro para que tengas una piel sana y radiante.

Hábitos para el cuidado de la piel: 10 tips

1. El agua es primordial

¡Hidrátate! Toma entre 8 y 9 vasos de agua a diario. Esto te ayudará a eliminar toxinas y brindar aportes de calcio, magnesio y sodio a tu piel.

2. Comer sano es clave

¡Mantén una dieta balanceada! Además de beber abundante agua, también es importante que consumas frutas, verduras, granos y proteínas magras.

3. Cubrirte del sol es importante

¡Usa protector solar y labial! Se convertirán en tus aliados y en tu secreto mejor guardado. Busca que sean especiales para tu tipo de piel y de amplio espectro (protección SPF/ UV).

4. Fumar no le suma a tu piel

¡Deja el cigarrillo! Tu salud también te lo agradecerá. Evitar su consumo es la mejor forma de proteger tu piel. Súmale oxígeno y nutrientes esenciales.

5. Controlar el estrés es vital

¡Tómatelo con calma! Si estás acelerada, tu piel se pondrá más sensible y esto te traerá consecuencias. Date un respiro; promueve una vida sana y haz más de lo que te haga feliz.

6. Consentirte y cuidarte

¡Hará la diferencia! A diario, usa productos que sean adecuados para tu tipo de piel. Limpia, exfolia, hidrata, humecta y masajea tu rostro, manos, pies y el resto de las partes de tu cuerpo. Vigila siempre cualquier mancha o novedad que aparezca.

7. Dormir bien te hará relucir

¡Hazlo más seguido! Dormir es parte de un estilo de vida saludable. Asegúrate de cumplir tus siestas y descansos para que tu cuerpo se relaje y tu piel regenere sus tejidos.

8. Tener cuidado con los productos

¡Usa los adecuados! Evaluar y conocer si el tipo de productos es el indicado te traerá beneficios. Además de actuar correctamente sobre tu piel, también te ayudará a prevenir lesiones cutáneas.

9. Evitar el envejecimiento prematuro

¡Trátate con amor! Una buena idea es que incluyas antioxidantes en tu dieta alimenticia (manzana, sandía, melocotón, frambuesas, cerezas, zanahoria y tomates).

10. Proteger tu piel es una necesidad

¡Sobre todo en exteriores! Cuando estés fuera de casa, usa gafas de sol, gorros y prendas de ropa que te ayuden a proteger tu piel.

El cuidado de la piel es vital, ya que constituye un órgano esencial, sensorial y funcional para tu cuerpo. ¡Después de los 40, cuídate, consiéntete y protégete aún más!