La keratina es una proteína que nuestro organismo produce naturalmente; y que está compuesta en su mayor parte por azufre, entre otros elementos. La podemos hallar en la parte externa del cuerpo como el cabello, la piel o las uñas. Básicamente, su función es la de brindar protección contra el ambiente exterior (IMDermatológico, s.f.; Burgues, 2021).

El cabello humano está compuesto en un 80 % de esta proteína que se encuentra en su capa exterior. Esta se encarga de la protección e influye notablemente en el aspecto del cabello. Un pelo rico en esta proteína será más brillante, elástico y fuerte (IMDermatológico, s.f.; Burgues, 2021).

Sin embargo, la función protectora de esta proteína disminuye con el tiempo, dejando al cabello expuesto a daños ocasionados por: 

  • ● El entorno: contaminación, rayos solares, etc.
  • ● Malos hábitos de higiene y tratamiento capilar (champús agresivos).
  • ● Abuso de químicos (tintes, alisadores), planchas y secadores. 

En estos casos, la keratina del cabello se ve afectada y provoca un cabello crespo, seco y opaco (IMDermatológico, s.f.).

Beneficios y contraindicaciones de la keratina

Beneficios

Su principal propiedad y beneficio es la nutrición de la fibra capilar, pues hace que tu cabello se vea hermoso, sano y sea más fácil de peinar. Así mismo, lo protege de los daños mencionados anteriormente y ayuda a eliminar el frizz.

De hecho, aporta vitaminas y aminoácidos que son fundamentales para tu cabello. Además, lo ayudan a que mantenga su vitalidad y resistencia (Burgues, 2021). 

      1. Contraindicaciones

Cuando esta proteína proviene de productos cosméticos, puede presentar contraindicaciones o efectos adversos. En este sentido, tenemos que prestarle especial atención a las alergias, ya que ciertas personas no pueden tolerarla y no lo saben.

Así mismo, los dermatólogos recomiendan utilizar productos con keratina que no tengan formol en su fórmula. Debido a que éste aumenta las posibilidades de alergias. También, posibles efectos tóxicos cuando es usada por tiempo prolongado (Burgues, 2021). 

    1. Qué tipos de pelo pueden usar esta proteína

Esta proteína es esencial para todos los tipos de cabello. Hay diferentes presentaciones según los tipos de pelo, que son:

    • Cabello rizado, seco, áspero o teñido; se emplea usualmente la keratina en crema porque tendrá un efecto antifrizz y bajará el volumen.
    • ● Pelo fino, frágil o que sufre de caída; se recomienda la keratina líquida ya que estos cabellos usualmente necesitan una reparación más profunda. 
    • Cabello fino, escaso y graso; se usa la keratina en gel debido a que su textura es muy ligera (Castel, s.f.).

Con cuáles ingredientes es bueno mezclar la keratina

Los ingredientes naturales más utilizados para mezclarse con esta proteína, en la preparación de tratamientos capilares (caseros), son: el arroz blanco, la maicena y el aloe vera o sábila; cada uno de ellos en combinación con agua (El Universal, s.f.).

La keratina capilar disminuye con el tiempo y se deteriora por daños causados por el entorno, por tratamientos cosméticos agresivos y el abuso de químicos. Cuando el daño es menor, los productos como champús, acondicionadores y tratamientos caseros con esta proteína son los indicados para recuperar el brillo, la flexibilidad, la resistencia y la belleza natural de tu cabello (Saéz, 2021).