¿Ya se te notan algunas líneas de expresión o arrugas alrededor de los ojos o la boca? ¿Quieres saber qué puedes hacer para mejorar su apariencia y frenar su avance? Nosotros te ayudamos. Te contamos qué son y por qué aparecen las arrugas. Además, te enseñamos algunos productos y principios activos que puedes integrar a tu rutina para mejorarlas.

¿Qué son y por qué se producen las arrugas?

Las arrugas son pliegues o depresiones que aparecen en la piel. Constituyen, junto a las manchas y la flacidez, los principales signos de envejecimiento de la piel (MedLine Plus, 2020).

Aparecen debido a la interacción de múltiples factores, como (Michalak et al., 2021; Shanbhag et al., 2019):

  • Factores intrínsecos que incluyen la genética, la edad y los cambios hormonales. Las mujeres luego de la menopausia producen menos estrógenos lo que puede ocasionar que la piel se torne más seca, lo que hace notar más las líneas de expresión y arrugas.
  • Factores extrínsecos que incluyen la exposición a radiación solar, la contaminación ambiental y el humo del cigarrillo. También se ha evidenciado que ciertos hábitos (sedentarismo, mala alimentación, consumo de alcohol, estrés) influyen en el envejecimiento cutáneo.

Todos estos factores promueven un aumento de radicales libres, ciertas moléculas que lesionan la piel. Entre otras cosas, producen daño de las fibras de colágeno, pérdida de la elasticidad de la piel y producción de manchas. El colágeno, la elastina y el ácido hialurónico son tres moléculas esenciales para mantener la piel joven, estás se pierden poco a poco con la edad y provocan la flacidez y las arrugas (Shanbhag et al., 2019).

¡Combate las arrugas con todo!

Las arrugas son un problema estético complejo que deben ser atacadas por varios frentes:

Lleva un estilo de vida saludable

La evidencia sugiere que el cigarrillo y el alcohol son capaces de alterar la composición de los lípidos de la piel. Esto afecta la función protectora del tejido, volviéndolo más susceptible a daños y lesiones. Además, producen un aumento en los radicales libres, moléculas que propician el envejecimiento. Por eso, la recomendación es mitigar su uso o incluso hasta tratar de evitarlos (Cao et al., 2020).

Ahora bien, la alimentación proporciona a la piel los nutrientes que necesita para la formación de las fibras de colágeno y elastina. Asimismo, otros nutrientes actúan como antioxidantes, ayudando a los tejidos a prevenir el daño por los radicales libres (Cao et al., 2020).

Por ejemplo (Cao et al., 2020):

  • Las (de origen vegetal o animal) son necesarias para la formación de nuevas células y la cicatrización.
  • La vitamina A presente en alimentos color naranja (zanahorias, auyama, papaya) funciona como antioxidante.
  • El zinc participa en la proliferación de las células de la piel.
  • La vitamina C que encuentras en las frutas cítricas es esencial para la producción de colágeno y también actúa como antioxidante.

Los azúcares, por el contrario, son contraproducentes, pues promueven la inflamación y el aumento de radicales libres.

Una alimentación balanceada es prioritaria si quieres gozar de buena salud y una piel joven y luminosa con menos arrugas (Cao et al., 2020).

Mantén una rutina de cuidado de la piel

Tu rutina de cuidado de la piel es, sin duda, una de las herramientas más poderosas a la hora de combatir las arrugas. Los diferentes productos cosméticos pueden ayudarte a prevenir su aparición o disimularlas.

Algunos de los principios activos que debes buscar en este caso son (Mayo Clinic, 2019a):

Retinoides, retinol o ácido retinoico

Estos son derivados de la vitamina A, ayudan a reparar la piel dañada por el sol, promueven la renovación de la piel y ayudan a aclarar las manchas. Lo mejor es ir lento con este principio activo, empieza aplicándolo 1 o 2 noches por semana, y poco a poco incrementa la frecuencia (Cobb, 2020). O utiliza nuevas alternativas como en Bakuchiol o el Bio-retinol.

Alfahidroxiácidos AHA

Entre los alfahidroxiacidos AHA se encuentran, por ejemplo, el ácido glicólico, el málico y el mandélico. Estos ayudan a eliminar las células muertas y estimulan el crecimiento de nuevas células. Los alfahidroxiácidos pueden causar irritación, por eso, lo ideal es aplicarlo como los retinoides (1 o 2 noches por semana) (Cobb, 2021).

Coenzima Q10

La coenzima Q10 es un antioxidante natural de nuestro cuerpo. Ayuda a reducir las arrugas finas y también tiene efecto antioxidante. Los cosméticos con este componente se pueden usar 2 veces al día (en la mañana y en la noche) (Knott et al., 2015).

Vitamina C  o ácido ascórbico

Es un potente antioxidante que ayuda a prevenir el daño solar y contribuye en la formación del colágeno. Lo ideal es usar los serums de vitamina C cada mañana (Carter, 2019).

Niacinamida, vitamina B3 o niacina

Funciona como antioxidante y ayuda a mejorar la humectación y elasticidad de la piel. Las cremas, geles o serums con niacinamida pueden aplicarse 2 veces por día (Carter, 2018).

Además de las cremas y geles puedes usar mascarillas para el acné. Esto puede ayudar a mejorar la humectación de la piel y la apariencia de las arrugas. Lo mejor es que estas mascarillas contengan algunos de los ingredientes ya mencionados.

Te recomendamos que consultes con un especialista cuál de estos principios activos es mejor para ti y cómo debes usarlos en tu rutina.

¡Ojo! No te olvides del protector solar

Recuerda que la radiación UV es el principal factor de fotoenvejecimiento. Por eso, un aliado para prevenir la aparición y empeoramiento de manchas, arrugas y flacidez es el protector solar. Este debe cubrirte contra los rayos UVB y UVA (Mayo Clinic, 2019b).

Aplícalo sobre tu rostro, cuello, orejas, manos y demás zonas expuestas cada día, aunque no salgas de casa. El protector solar siempre va antes de tu maquillaje. Y, como todo cosmético, puedes seleccionar la versión en crema, gel o loción, según tu tipo de piel (Mayo Clinic, 2019b).

Como ves, el tratamiento y prevención de las arrugas debe ser integral para obtener mejores resultados. Necesitas llevar un estilo de vida saludable que incluya una alimentación balanceada y una rutina de cuidado de la piel adecuada a tus necesidades.