¿Notas que en tu nariz o en tu frente hay pequeños puntos negros y eso te incomoda? La verdad es que este problema tiene solución, y no se trata de maquillarlos.

Te contamos qué son esos puntos color negro que ves en tu cara, por qué se producen y, por su puesto, cómo combatirlos. ¡Acompáñanos!

¿Qué son los puntos negros?

También se conocen como comedones abiertos. Se trata de pequeños bultos en la piel cuya superficie es de tonalidad oscura o de un color negro intenso. Son una de las lesiones propias del acné (MedLine Plus, 2020a; Cobb, 2019).

Pueden aparecer en cualquier parte de tu piel, pero son más comunes en el rostro, la espalda, y el cuello (Cobb, 2019).

¿Cómo se producen?

Cada folículo piloso o poro, como también se le conoce, tiene (NIAMS, 2020):

  • Un cabello, sin importar que tan pequeño sea.
  • Y una glándula sebácea encargada de producir grasa (sebo) para mantener la suavidad de tu piel.

Cuando estos folículos están abiertos pueden acumular exceso de grasa y células muertas. Esto trae como consecuencia la obstrucción del poro, lo cual genera una protuberancia conocida como comedón. Si la superficie del poro está abierta, el sebo contenido se oxida con el aire del medio ambiente, tornándose más oscuro. Y así es como aparecen los puntos negros (NIAMS, 2020).

De forma que, si bien pueden presentarse en cualquiera de los tipos de piel, son más comunes en la piel grasa. Ya que en esta existe una mayor producción de sebo que puede contribuir a la oclusión de los poros. Asimismo, es más común que se presenten en los adolescentes y adultos jóvenes (NIAMS, 2020).

¿Cómo puedes eliminar los puntos negros?

Como ya revisamos, estos pueden surgir debido a la producción excesiva de sebo que tapona los poros. Por eso, el tratamiento se debe enfocar en hábitos de cuidado de la piel y productos que limpien el poro a profundidad. Y, por supuesto, son muy útiles también los principios activos que controlen la piel grasa (AAD, 2022).

Veamos algunos consejos que te ayudarán quitar los puntos negros y prevenir su aparición.

Hábitos de cuidado diario

Lo primero es concentrarte en tu rutina de cuidado diario. Recuerda que, los restos de maquillaje, las células muertas, el sebo, las cremas e incluso el polvo del medio ambiente pueden contribuir en el taponamiento de los poros. Por eso, las recomendaciones son (AAD, 2022):

  • Limpia tu piel cada mañana, noche y después de practicar ejercicio físico.
  • Procura no frotar en exceso la piel para no irritarla.
  • Usa productos de limpieza que contengan principios activos que ayuden a reducir los puntos negros.
  • Aplica humectantes a diario.
  • Desmaquíllate cada noche.
  • No olvides aplicarte protector solar cada día aun si no planeas salir de casa.
  • Prefiere el maquillaje hecho a base de agua.
  • Confirma que todos los productos de la piel sean ¨no comedogénicos¨, ya que estos no obstruyen los poros.

Ingredientes activos

Es importante que integres en tu rutina diaria productos que contengan alguno de estos principios activos.

Carbón activado

Este es un ingrediente milenario que ayuda a desincrustar y limpiar a profundidad los poros. Además, puede absorber toxinas e impurezas que se encuentren en la piel. Es ideal aplicar una mascarilla con este compuesto 1 -2 veces por semana (Cobb, 2018).

Ácido salicílico

Este ingrediente puede penetrar y limpiar los poros a profundidad. Además, ayuda a eliminar las células muertas que recubren el poro. Puedes conseguirlo en limpiadores, tónicos y mascarillas. Se puede usar a diario (NIAMS, 2020; MedLine Plus, 2020b).

Hamamelis

Es un astringente natural que contribuye a eliminar la suciedad atrapada en los poros. Lo puedes encontrar en tónicos y usarlo cada día. (Cobb, 2018)

Arcilla cosmética

La arcilla, usada como mascarilla, es capaz de absorber el exceso de sebo y contribuir en la eliminación de los puntos negros. Puedes alternar el uso de esta mascarilla con una de carbón activado (Cobb, 2018).

Alfahidroxiácidos como el ácido glicólico o láctico

Estos contribuyen en reducir los puntos negros y mejorar la apariencia de las cicatrices de acné y poros abiertos. Ayudan a barrer las células muertas y estimulan el crecimiento de nuevas. Te cuidado porque pueden irritar, así que lo ideal es aplicarlo 1 o 2 noches por semana (Cobb, 2021).

Niacinamida o vitamina B3

Este ingrediente es muy popular, pues funciona como antioxidante y también como regulador del sebo. Lo puedes encontrar en cremas, geles o serums, y aplicarlos 2 veces por día (Carter, 2018).

 

Los puntos negros son un problema estético muy común que, por fortuna, tiene solución. Con una buena rutina de cuidado de la piel y los ingredientes adecuados tú puedes combatir estos comedones y lucir una piel más lisa y saludable.

Recuerda que ingredientes como el carbón activado y el ácido salicílico ayudan a limpiar los poros, mientras que otros como la niacinamida contribuyen en su prevención al regular la producción de sebo.