Se sabe que alrededor del 80 % de las personas entre los 11 y los 30 años ha sufrido de acné. También que, como consecuencia de la enfermedad, muchas de ellas presentan cicatrices de acné (Connolly et al., 2017).

Ahora bien, no todo está perdido. La verdad es que hoy en día existen algunos principios activos y tratamientos médicos que pueden ayudar a mejorar estas cicatrices. ¡Veamos de qué se trata!

¿Por qué se producen las cicatrices de acné?

La verdad es que aún no se conoce del todo la causa de las cicatrices de acné. Sin embargo, se sabe que a mayor inflamación de la piel y mayor tiempo (3 semanas o más) aumenta la probabilidad de que aparezca una cicatriz  (Torjesen, 2018).

Esto explica por qué son más prominentes en casos de acné severo. También, por qué aparecen con mayor frecuencia en quienes se molestan los granos o se exponen al sol sin protección solar. En fin, todo aquello que hace que aumente o perpetúe el proceso inflamatorio del acné favorece la aparición de cicatrices (Torjesen, 2018; Connolly et al., 2017).

No obstante, también existe una predisposición de algunas personas a sufrir esta complicación. Esto se debe a que su sistema inmune reacciona de forma diferente a la inflamación, conllevando a la destrucción del poro. Además, hay trastornos en la cicatrización, como degradación aberrante del colágeno, que provocan hundimientos en la piel (cicatrices atróficas) (Connolly et al., 2017).

Cicatrices y algo más

Ahora bien, las cicatrices de acné también pueden acompañarse de manchas. Estas dependen de los tipos de piel y, por supuesto, de la respuesta inflamatoria durante y después del brote de acné. Así (Connolly et al., 2017):

  • Las pieles oscuras presentan manchas hiperpigmentadas (con un tono más oscuro que su piel).
  • Las pieles blancas suelen presentar enrojecimiento o despigmentación (manchas color blanquecino). Estas también pueden presentar hiperpigmentaciones posinflamatorias que deben diferenciarse de las pecas.

Tratamiento de las cicatrices de acné

Existen cremas cicatrizantes para eliminar las cicatrices en la piel. Sin embargo para las cicatrices del acné hace falta hacer un esfuerzo especial. El tratamiento de las cicatrices de acné va a depender de su gravedad. Las más superficiales pueden tratarse en casa con productos tópicos. Sin embargo, para las más profundas se requieren diferentes tratamientos médico estéticos (Keri, 2020).

La verdad es que resulta imposible eliminar por completo las cicatrices, pero sí que se puede mejorar la apariencia de la piel con la terapia correcta (Keri, 2020; Connolly et al., 2017).

Los principios activos que puedes usar en casa

Existen algunos principios activos que puedes usar en casa y ayudan a mejorar la apariencia de las cicatrices y manchas posinflamatorias en la piel. Entre ellos tenemos (Cobb, 2019):

  • Alfa hidroxiácidos como el ácido glicólico, el láctico y el mandélico.
  • Ácido salicílico.
  • Retinoides o derivados de la vitamina A.

Todos estos productos producen una exfoliación de la capa más superficial de la piel. Además, pueden estimular la producción de nuevas células. Por eso, logran mejorar la apariencia de las cicatrices de acné. Y, por si fuera poco, también pueden ser usados para prevenir el acné y sus complicaciones (Cobb, 2019).

Lo ideal es empezar a usarlo 1 o 2 veces por semana en las noches, y luego sumar más noches a tu rutina. Esto porque son productos fuertes que pueden causar alergias en la piel o irritaciones y hay que darle tiempo a la piel para acostumbrarse. No obstante, recuerda consultar con un dermatólogo para iniciar con la terapia adecuada para ti (Cobb, 2019).

¡Y, por supuesto, no puede faltar tu protector solar a diario! Recuerda que muchos tratamientos pueden dejar la piel sensible y por eso necesitas protección solar. Además, este es el mejor producto para prevenir las manchas en la piel, el fotoenvejecimiento y el cáncer de piel (Cobb, 2019).

Remedios caseros para las cicatrices de acné

Algunos productos naturales y remedios caseros pueden ayudarte también a combatir las cicatrices. Sin embargo, estos son más eficientes para prevenirlas que para tratarlas, ya que estimulan la correcta cicatrización. Algunos ejemplos de ellos son (Pletcher, 2016; SEFAC, 2016):

  • Aloe vera.
  • Aceite de semilla negra.
  • Aceite de rosa mosqueta.
  • Alantoína.
  • Centella asiática.

Estos se usan a diario, de preferencia por las noches y acompañados de un buen protector solar durante el día.

Las cicatrices de acné son un problema estético bastante común que dependen de varias causas. Sin embargo, son tratables incluso desde casa. Lo mejor que puedes hacer es consultar con un dermatólogo que te oriente sobre el tratamiento adecuado para ti.